-

Al menos hasta las elecciones, las ganancias estarán en pesos

El dólar parece haber encontrado una estabilidad dentro del rango de 17 a 17,50 pesos por unidad, mientras que las opciones de inversión en pesos aumentan sus rendimientos. Más allá de la Lebac, hay opciones en Bonos del Tesoro a tasa fija y atados a la tasa de política monetaria. Hasta las elecciones de octubre predominan las posiciones en pesos

El dólar en los segmentos minorista y mayorista se mantiene estable después de las primarias legislativas, con un piso que parece estar cerca de los $ 17 y un techo cercano a los $ 18, sin necesidad de intervención del Banco Central. La renovada estabilidad del dólar, de la mano con subas de tasas en pesos y rendimientos de papeles en moneda local, vuelve al carry trade –la búsqueda de ganancias en dólares con inversiones en pesos- la estrategia favorita al menos hasta las elecciones de octubre y, para quienes se animen a apostar a un buen resultado del oficialismo en los comicios, incluso para ver pasar los comicios desde esas posiciones.

Las expectativas de suba del dólar para fin de año están muy tranquilas. Las cotizaciones para fines de septiembre, octubre y diciembre de contratos futuros de dólar están en $17,54, $17,87 y $18,49, respectivamente.  Las apuestas respecto de la divisa parecen haberse divorciado, incluso, de la variable que anteriormente parecía la más dominante del mercado, el ingreso de dólares de la soja. En términos interanuales, los ingresos de los agroexportadores cayeron un 30,3% en comparación con un año antes.

Sin embargo, la menor entrada de divisas de la exportación no mueve a la divisa hacia arriba porque hay otros ingresos de divisas que ocupan su lugar. Los flujos de ingreso de dólares que entran al país para transformarse en pesos y apostar por la tasa se renovaron tras las elecciones.

Las inversiones más elegidas para ganar con la tasa en pesos son los bonos del Tesoro en pesos a tasa fija que el Gobierno emitió en los últimos años. Por ejemplo, los bonos a tasa fija con vencimiento en 2018 (TM18 y TS18) ofrecen una tasa nominal anual de entre 23% y 28% anual.

El segundo activo más utilizado para hacer carry es la célebre Lebac, preferida por los inversores minoristas porque invertir en ellas es similar a hacer un plazo fijo, mientras que su riesgo es cero: las Lebac son emitidas por el Banco Central, que nunca entró en default y, si lo hiciera alguna vez, no caería en el impago de obligaciones en pesos ya que es la entidad encargada de imprimir pesos. Los rendimientos en este caso van de cerca de 26,50% para las letras a 35 días y 27,35% para la letra a mayo de 2018.

Por último, el bono atado a la tasa de política monetaria (Argpom 2020) ofrece una tasa nominal anual del 25,4%.

Es consenso en el mercado que es buen momento para tomar posiciones en activos como éstos pero, además, son una opción para quienes estén ávidos de un poco de riesgo. Llegadas las elecciones de octubre, los valores de estos activos se van a ver muy beneficiados en caso de un triunfo oficialista. Ya sea por la suba de su valor, en el caso de los bonos, o por el dólar planchado, en el caso de las Lebac.