El dólar todavía no está atrasado

El dólar todavía no está atrasado

El mercado cambiario logrò más de dos meses de calma, con inflación todavía en números altos. El resultado, es que el valor real del peso -el que compara con inflación- recuperó terreno, lo que despierta temores de atraso. Con todo, el temor es prematuro, el tipo de cambio está más alto que antes de la crisis 2018

 

Los inversores argentinos parecen vivir de corrida cambiaria a período de atraso, sin estabilidad posible. Esa visión algo tremendista, sin embargo, tiene algo a su favor: la traumática historia económica local y el hecho de que cualquier estabilidad del dólar genera sospecha de retraso en un contexto inflacionario como el que transita hoy el país. Sin embargo, a pesar del terreno que recuperó el peso argentino, el dólar todavía no está atrasado si se lo compara con sus niveles históricos.

 

La apreciación del peso en más de dos meses de estabilidad cambiaria es innegable. Pero es el nivel de esa apreciación la que se puede discutir. Los economistas miden el valor del peso en base a un indicador elaborado por el Banco Central, el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM).

 

La herramienta es algo compleja de elaborar, pero nada difícil de entender. Además de medir el valor del dólar, compara la evolución de la divisa con la inflación local. Pero, además, hace lo mismo con el tipo de cambio de los países que comercian con la Argentina, de manera tal de conocer que tan barato o caro está el peso a nivel comercial. El resultado es que cuando el ITCRM está más alto, a los argentinos les cuesta más importar y viajar afuera, mientras que a los exportadores locales les cuesta menos vender al exterior. De la misma forma, un ITCRM bajo es un dólar barato, un proceso de apreciación cambiaria que genera el efecto inverso sobre consumidores y exportadores.

 

Entonces, tomando al ITCRM promedio de julio vemos que está en 108 puntos, esto es casi 205 más que el promedio de los años 2016 y 2017, y màs del 40% por encima de diciembre de 2015, último momento del cepo cambiario.

 

El propio Instituto Internacional de Finanzas (IIF), un centro de estudios financieros sostenido por bancos de todo el mundo, publicó esta semana un informe en el que dice que la lira turca y el peso argentino están cerca de un valor de equilibrio. El instituto fue el primero en alertar