El mercado local gozó de un rebote técnico

Si bien las pérdidas posteriores a las PASO no se van a recuperar de inmediato, en las últimas ruedas cambió el clima en el mercado argentino. Con los precios de acciones y bonos en niveles piso históricos, los inversores se lanzaron a hacer compras de oportunidad. Es un volver a empezar para aprovechar el potencial de suba de activos que están muy por debajo de su precio.

La Bolsa porteña transita un modesto período alcista desde hace más de una semana, luego del derrumbe posterior a las primarias presidenciales de agosto. Los bonos soberanos argentinos, de la misma forma, encontraron compradores después de muchas ruedas de castigo. Aunque el rebote técnico no implique una recuperación de los niveles previos a la caída del mercado local, el sostén que muestran los activos argentinos marcan que existe la posibilidad de volver a tomar posiciones con la mira puesta en una recuperación.

El índice S&P Merval de la Bolsa porteña recupera más de 14% en lo que va del mes, mientras que el riesgo país que depende del desempeño de los bonos soberanos en dólares trata de acercarse a los 2000 puntos luego de haber superado con creces las 2400 unidades.

Los repuntes son el resultado de inversores y fondos tentados por las bajas valuaciones de acciones y bonos. Empresas con un valor intrínseco enorme, como la petrolera YPF, cayeron a valores por debajo lo sensato. La petrolera, sin ir más lejos, cayó por debajo de niveles en dólares previos a la estatización del 51% de su paquete accionario y muy por debajo de su valor “de libros”. El valor de libros de una empresa es la suma del valor de sus activos como, por ejemplo, la promisoria posición de la empresa en Vaca Muerta y todo el flujo futuro de ingresos que se estima generará.

De un total de 20 empresas que componen al índice S&P Merval, 19 muestran ganancias en lo que va de septiembre, con Supervielle y su rebota de casi 40% en pesos a la cabeza.

Con el dólar planchado como resultado de los nuevos controles de cambio, pierde 6% en lo que va del mes, las ganancias de los papeles argentinos son aún mayores medidos en moneda extranjera. Esto es prueba de que a pesar del golpe, el mercado está abierto para negocios de corto plazo por parte de inversores con apetito por el riesgo.

Los bonos soberanos también mostraban grandes rebotes tras las pérdidas de las semanas posteriores a las PASO. Se destacan en este segmento los papeles de más corto plazo, como el Bonar 20 y el Bonar 24, que acumularon apuestas luego de ser los más castigados tras las elecciones primarias.