El mercado tuvo su peor día

El mercado tuvo su peor día

El mercado local reaccionó tal como se esperaba al resultado de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, que le dieron la victoria a la oposición con un margen de 15 puntos. La caída en los activos argentinos fueron generalizadas, los inversores que se quedaron en Letes cortas y activos a tasa en pesos fueron las que mejor lo pasaron

 

El mercado financiero argentino tuvo una de sus peores bajas, una rueda sólo comparable con días posteriores a la salida de la convertibilidad, aunque hasta ahora concentradas en una sola rueda. No hubo concesiones. Perdieron acciones, bonos y el tipo de cambio por igual. Las estrategias defensivas basadas en letras cortas en pesos y en dólares fueron las que mejor resistieron.

 

La reacción del mercado al resultado de las primarias fue muy dura dado que no estaba en los planes una diferencia tan amplia a favor de Fernandez. El índice S&P Merval perdió casi 38% en el día, la peor caída para una sola rueda desde el año 2002. Mientras tanto, los bonos soberanos en dólares promediaron caídas de dos dígitos.

 

Las principales afectadas fueron las acciones de bancos y energéticas, los dos sectores que se verían más afectados en caso de que el Gobierno que asuma en diciembre regrese a políticas negativas para sus operaciones, como el congelamiento de tarifas.

 

Los precios de los bonos, mientras tanto, se sostuvieron en niveles consecuentes con una continuidad de la asistencia del FMI al país, que garantiza en el peor de los casos un refinanciamiento de la deuda en condiciones amigables al mercado.

 

Si los movimientos son una sobre reacción y, dados los límites que impone la realidad económica, el próximo Gobierno se ve forzado a una administración responsable, lo sabremos más adelante a medida que se definan las líneas generales del programa económico.

 

Hasta ahora, algunos llamados a la calma desde los equipos de campaña de las partes colaboraron para que al día siguiente las acciones rebotaran 10,22%. La baja en el valor de las empresas argentinas es suficiente como para que compradores de oportunidad aprovechen los precios en una apuesta por una mejora gradual.

 

Las estrategias defensivas, mientras tanto, fueron las que mejor reaccionaron ante las bajas generalizadas. Si bien Letes y Lecaps, las letras en dólares y pesos que emite el Tesoro sufrieron bajas al igual que el resto de los activos, pero la lógica detrás de la inversión en estos papeles era la de esperar hasta el vencimiento para cobrar las tasas atractivas que ofrecían. Por eso, las emisiones con vencimientos de corto plazo eran las más recomendadas, ya que no hay riesgo de impago tan grande como para que llegue en los próximos meses.