La tasa en pesos todavía tienta

La tasa en pesos todavía tienta

Los activos en pesos a tasa están viendo reducir sus rendimientos nominales, pero no los reales. Esto es, aunque la tasa que pagan empezó a descender, la baja es mucho más lenta que la desaceleración de la inflación o que el retroceso del dólar. Con tasas en pesos en torno al 50%, las Lecap del Tesoro están muy bien paradas para intentar ganarle a la inflación y al dólar

 

Los activos en pesos son los grandes ganadores de los últimos meses de calma cambiaria. Las altas tasas en moneda local que ofrecieron bonos y letras arrojaron rendimientos enormes en momentos en los que, para colmo, el dólar tendió a retroceder. Esos resultados se pueden medir en dólares, entonces, y son aún mayores: las delicias del carry trade. Pero más allá de que una parte de la ganancia ya se haya concretado, los números dan argumentos para ser optimistas con la parte en pesos de la cartera de ahorros.

 

A pesar de la baja en la tasa de referencia y el retroceso de los rendimientos de los plazos fijos, en el mercado local todavía tenemos Letras del Tesoro capitalizables en pesos (Lecap) rondando al 50% anual –lo que implica una tasa efectiva mensual, el rendimiento de sólo 30 días, del 4,11%-, que compara con expectativas de inflación para julio del orden del 2,5%, bien por debajo de lo que pagan esos papeles.

 

La apuesta en pesos por superar la inflación, es decir, por cuidar y hasta ampliar la capacidad adquisitiva de los ahorros parece así fundamentada. La otra gran pregunta de los ahorristas locales, sin embargo, suele ser qué pasará con el dólar. Difícil de saber pero, como ya detallamos en otra pieza de esta misma entrega, el contexto internacional parece bastante estable. Sorpresas negativas en las encuestas o las elecciones, por ejemplo, serían los riesgos a asumir con la parte en pesos de la cartera (asumimos, siempre, que el ahorrista diversifica sus tenencias parte en moneda local y parte en moneda extranjera).

 

Las Lecap del Tesoro tienen muchas similaridades con el plazo fijo y algunas ventajas a su favor. La primera ventaja es que las tasas que ofrecen están bajando más lento que las de los depósitos bancarios. Así, con rendimientos de plazos fijos a 30 días que están en el 46-47% promedio, las Lecap ya ofrecen una ventaja de varios puntos.

 

Otro punto en el que las Lecap superan a los depósitos a plazo es, precisamente, el plazo. Al invertir en Lecap el plazo es, precisamente, variable. Esto es porque las letras de Tesoro se operan a diario en el mercado secundario, la Bolsa. Con lo cual, cualquier ahorrista que tenga en sus manos uno de esos papeles y se encuentre con la necesidad de desarmar la inversión para hacerse de pesos puede hacerlo en forma cotidiana. El depósito, en cambio, queda inhabilitado hasta su finalización.