Los controles de cambio permiten hacer valer más los dólares

La diferencia entre el tipo de cambio mayorista y el que surge de operar con bonos soberanos está controlada en torno al 7%, sin señales de que se pueda ampliar. Esa estabilidad abre alternativas para ahorristas y, también, para empresas. Por ejemplo, se puede conseguir un 7% más por cada dólar que se necesite vender.

Como ya señalamos en una entrega anterior, el “cepo” cambiario de la era Macri guarda muchas diferencias con su similar del último período de Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. En principio, aunque es igual de duro para empresas, es mucho más laxo para personas físicas: el tope de u$s 10.000 por mes para compras de divisas para atesoramiento permite toda clase de movimientos convenientes. Pero, además, tanto empresas como personas humanas pueden recurrir al mercado de capitales para comprar o vender divisas a un precio más alto que el oficial, sin límite de monto y en forma completamente legal.

La oportunidad que abrió el nuevo paquete de control de cambios se llama “dólar implícito en activos” o, en sus formas más específicas, “contado con liquidación” y “dólar MEP”.

A través de estas cotizaciones paralelas del dólar, los ahorristas pueden comprar divisas en forma ilimitada a un precio que está 7,5% más alto que el promedio minorista oficial.

Pero, además, pueden vender también a un precio más alto. Lo mejor de todo es que lo pueden hacer absolutamente en blanco y en forma totalmente legal.

El dólar MEP es el resultado de la diferencia entre las cotizaciones en pesos y en dólares que tienen los bonos soberanos argentinos. Así, por ejemplo, se pueden comprar dólares a $ 61,25, mientras que en el mercado oficial ronda los $ 57.

En forma inversa, los que tienen ahorros en dólares y necesitan pasarlos a pesos para algún pago en particular pueden hacer valer más sus divisas a través de este mercado.

La operación es muy sencilla. Apenas tienen que comprar bonos como el Bonar 24 con sus dólares para, luego, revenderlos a cambio de pesos. Así, se ganan $ 7 por dólar, ya que los bancos toman cada divisa a $ 54 para la compra.