Temporada de emisiones privadas

Temporada de emisiones privadas

En las últimas semanas distintas empresas argentinas lograron romper una sequía de más de un año y colocar emisiones de deuda en dólares en el exterior. Aunque incipiente, la tendencia muestra que el mercado local puede ilusionarse con una vuelta a la normalidad. Tres empresas intentarán estos días sumarse con sus propios bonos.

 

Una de las novedades auspiciosas que pasaron desapercibidas en las últimas semanas fue el regreso de las empresas argentinas al mercado internacional de deuda. Como suele ocurrir, fue YPF la primera en salir con su propia emisión, colocó u$s 500 millones a 10 años a una tasa del 8,75% anual en dólares.

 

El rendimiento, bien por debajo de los dos dígitos, fue a la vez la explicación de por que la firma decidió cerrar la operación y la señal para el resto de las empresas. El mundo vuelve a estar dispuesto a pedir tasas razonables a las empresas locales.

 

YPF Luz, del mismo grupo, Telecom, Pampa Energía y ahora la petrolera de Miguel Galluccio Vista Oil and Gas siguieron los pasos de la petrolera de bandera, la que mejor historia tiene en el mercado global y, por lo tanto, la que mayor capacidad de picar en punta tiene.

 

En estos días hay otras tres empresas locales tanteando al mercado de deuda global. Se trata de Corporación América, Irsa y Albanesi, tres firmas con experiencia en la emisión en el exterior.

 

Se concreten o no las tres operaciones que están en el tintero, lo interesante del fenómeno está en el cambio de clima para el mercado local. Desde el inicio de la corrida contra el peso, a fines de abril del año pasado, la plaza externa había quedado cerrada para los emisores de deuda argentinos. Siempre hay fondos dispuestos a colocar deuda, pero las tasas que exigían se iban bien adentro de los dos dígitos, un costo demasiado alto para pagar.

 

Las tasas tan altas que se exigían a las empresas argentinas mostraban la percepción de riesgo del mercado respecto del país. A una inversión segura y en la que se confía no se le exige un rendimiento tan fuera de línea con lo que operan empresas de otros países.

 

Que a pocos días de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias -un factor de riesgo por sí mismo- las empresas argentinas puedan acceder a emisiones a 2, 5 y hasta 10 años de plazo a un costo razonable habla de que, al menos los fondos globales, tienen una mirada mucho más constructiva sobre el mercado local.