El mundo a favor de la Argentina

No se trata de una adhesión ni de una palmada en la espalda.

Es sólo que las condiciones financieras internacionales se alinearon de forma tal que el trabajo de estabilización que encabeza el Banco Central quedó facilitado. Y es todo gracias a los bancos centrales de los principales mercados del mundo.

El programa de estabilización que están llevando adelante en conjunto el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, con un programa monetario estricto acompañado de una meta de déficit fiscal primario cero, no podría tener mejores aliados fronteras afuera. La semana pasada fue la Reserva Federal de los Estados Unidos la que le dio un empujón al peso argentino, con señales claras de que se viene una baja de tasas en ese país. El verano financiero argentino en pleno invierno se mantiene y mira a las encuestas para conocer su futuro.

Tal como mencionamos en anteriores entregas, los roces entre las principales potencias económicas hasta ahora sólo traen buenas noticias para el mercado local. La semana pasada fue la decisión mensual de tasas de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) la que le dió un nuevo empujón al peso, los bonos y las acciones argentinas.

El comité de mercado abierto de la Fed mantuvo la tasa de referencia de política monetaria de los Estados Unidos sin cambios, tal como esperaban los inversores, pero aunque no hubo novedades técnicas los dichos de los funcionarios de la entidad sí tuvieron su efecto en precios.

La siguiente decisión de tasa en los Estados Unidos está pautada para el mes que viene y el mercado ahora le asigna una probabilidad del 100% a una baja en ese encuentro.

El resultado de los movimientos en Washington fue un repunte generalizado de las monedas emergentes, y eso si fue una novedad, el peso argentino se puso a la cabeza de las ganancias.

Con la estabilidad cambiaria extendiéndose, las chances electorales del oficialismo en octubre se agrandan, y con ellas el tono positivo de los inversores de todo el mundo respecto del país.

Mientras las encuestas sigan dando buenas noticias, los activos en pesos, los bonos soberanos y las acciones seguirán con ganancias más allá de descansos puntuales.