-

Bajan las tasas, hora de volver a mirar bonos en dólares

El Gobierno intenta dar la señal de que lo peor del ajuste ya pasó y, en ese contexto, el Banco Central avanza con recortes a la tasa de Lebac, la inversión que fue furor en la primera mitad del año. A medida que continúen las bajas es buena idea pasar a bonos en dólares de lago plazo que rinden 7% anual en dólares.

Las letras que cada martes licita el Banco Central (BCRA) se alejan del nivel récor del 38% anual de rendimiento que alcanzaron a fines del año pasado y repitieron en  marzo de este año. Si la inflación empieza a desacelerarse las bajas serán aún mayores y será hora de repensar alternativas de inversión. Los bonos en dólares a largo plazo ofrecen rendimientos por encima del 7% anual en dólares y son muy elegidos por ahorristas.

La tasa de la letra Lebac a 35 días perdió casi 4 puntos porcentuales en el mes de mayo, como resultado de un cambio en la política anti inflacionaria del BCRA. La entidad que conduce Federico Sturzenegger cree contar con elementos como para prever una desaceleración del ritmo de avance de los precios en los próximos meses y por ello ablanda su arma contra la inflación.

El resultado es una baja de los intereses en pesos que, si no se vuelve corrida en contra del dólar, es gracias a un aumento de los anclajes bancarios que sacan de la calle buena parte de los pesos que el BCRA ya no puede volver a tomar como deuda.

Con todo, la tasa que pagan las letras todavía está en niveles récord que pueden seguir siendo aprovechados. Sin embargo, es hora de considerar otras opciones.

Entre esas alternativas se destacan los bonos en dólares y, entre ellos, los de plazos más largos. El Bono Discount Ley Argentina aparece como uno de los favoritos, por su alto rendimiento y la promesa de una suba importante en su precio si el programa económico de Mauricio Macri tiene éxito.

El Discount es un bono soberano emitido en dólares que paga un rendimiento del 7,25% anual, (al precio al que se ofrecía el lunes pasado). Para suscribirlo alcanza con abrir una cuenta en una sociedad de Bolsa, transferir pesos o dólares a esa cuenta comitente y ordenar la inversión en esos bonos a su broker. La inversión mínima es del orden de los $ 50.000.

Semestralmente esta inversión  paga intereses en dólares constantes y sonantes, como así también lo hará con el capital cuando venza en 2033. Sin embargo, no es necesario esperar al vencimiento para recuperar el capital invertido y capitalizar ganancias. En sólo 72 horas se puede vender a cambio de dólares o de pesos, la moneda que el inversor necesite. Es una buena forma de ahorrar dólares sin costos impositivos y las molestias propias del ladrillo, ya que las personas físicas están exentas del Impuesto a Bienes Personales y Ganancias.