-

Bonos ganan, riesgo país cae

Las condiciones financieras internacionales le dieron una mano a los activos argentinos. El renovado flujo de capitales a países emergentes tuvo al Brasil de Bolsonaro como protagonista y contagió a la Argentina. Los títulos en dólares ganan momento.

Después de un fin de año complicado por malas ruedas en Wall Street que golpearon a los activos de riesgo por el regreso de capitales a colocaciones seguras, los flujos de inversiones a países emergentes se reanudaron con el mejor tono de las acciones neoyorquinas. Brasil fue el gran receptor de apuestas con las primeras medidas de Jair Bolsonaro, destinadas a reducir gastos superfluos del Estado. El movimiento contagió a los activos locales, los bonos en dólares subieron y el riesgo país abandonó la zona de los 800 puntos para acercarse a los 700 con tendencia bajista.

El comienzo de año no podría haber sido mejor para la renta fija argentina. Después de un cierre de año con números negativos por los sacudones del mercado a nivel internacional, las señales de la Reserva Federal de los Estados Unidos respecto a un menor ritmo de suba de tasas y la sugerencia de una reducción más gradual de los estímulos monetarios, las acciones estadounidenses tomaron fuerza.

Con activos de riesgo ganando, los inversores globales recuperaron el apetito por colocar sus tenencias en inversiones de países emergentes y así los resultados pasaron a ser otros.

El Bonar 2024, uno de los más golpeados, frenó la sangría de inicio de año y ahora gana 0,6% en lo poco que va de 2019. Títulos más largos como el Discount Ley Argentina ahora se anotan sólidas ganancias del 5,4% en pocos días, y el Bonar 2037 sube 3,9% desde fin de 2018.

Como resultado de la mejora en los precios de los bonos, el riesgo país se alejó de su récord de la era Macri, los 829 puntos anotados el 27 de diciembre pasado, para caer a toda velocidad y empezar esta semana en 713 puntos, muy cerca de quebrar la barrera psicológica de los 700 puntos.

La tracción de Brasil y el mejor tono de las bolsas globales permiten aspirar a una continuidad de la tendencia alcista para los bonos soberanos argentinos, con límites que llegarán de la mano de las primeras encuestas electorales.