-

Brasil invita a tomar posiciones en bonos en dólares

Si bien las expectativas de tipo de cambio se mantienen planchadas y las perspectivas de la tasa en pesos y las acciones siguen siendo buenas, la crisis política en Brasil dio una lección respecto a la necesidad de distribuir el riesgo. Lejos de desarmar posiciones en pesos, pero a la hora de montar nuevas, es bueno tener en cuenta activos en dólares en caso de que las turbulencias vuelvan.

Mayo fue, probablemente, el mes más problemático en un mercado de capitales local que se mantuvo quizás demasiado tranquilo en los primeros cuatro meses del año. Problemático en el sentido de la aparición de noticias negativas, aunque no en los números, que terminaron con alzas para todos los activos. Pero para quien no disfruta mucho la volatilidad, a pesar de haber salido bien parado, el mes que pasó fue un buen despertador para tomar posiciones más importantes en bonos en dólares.

En mayo, los títulos denominados en dólares mostraron variaciones positivas y homogéneas sin importar el plazo de sus vencimientos. En el tramo corto, el Bonar 2024 subió más de 4,5% y las subas se magnificaron más de 7% en los bonos más largos. Lo cupones atados al PBI denominados en moneda extranjera finalizaron con alzas en todas las series, a pesar de que no se espera una expansión del producto.

El Par en dólares bajo ley de Nueva York de disparó 7,1%, mientras que el Bonar 2046 y el Discount en dólares, también con legislación neoyorquina, aumentaron 5,5% y 5,3% respectivamente. Entre los dollar linked, las subas fueron de entre 4,2% y 6,4% a lo largo del mes.

En este contexto, y para quienes aspiren a cubrirse frente a posibles rebrotes del conflicto político brasileño que lanzó a la suba al dólar en el mercado local, no es mala idea aumentar la exposición a bonos en dólares de corta o media duración como el Argentina 2022, Buenos Aires 2021 o Córdoba 2026, ante la continuidad de la volatilidad política en Brasil, así como la incertidumbre de cara a las elecciones legislativas en octubre.

Los bonos más cortos son los que más linealmente reaccionan a variaciones del dólar, mientras que su riesgo está más asociado a la capacidad de pago del país que en el corto plazo no parece estar puesta en duda.

Para quienes estén dispuestos a mayor riesgo a cambio de la posibilidad de conseguir ganancias más jugadas, los plazos más largos como el Discount o el Bonar 2046 parecen más interesantes.