-

Calificadoras bajan nota, bonos resisten

En los últimos días dos calificadoras de riesgo bajaron su calificación para la deuda soberana argentina. Y la tercera podría llegar pronto. Sin embargo, los precios de los bonos soberanos argentinos prácticamente no se movieron y lo poco que se movieron lo hicieron al alza. Es que lo peor de la crisis financiera ya parece haber pasado, las bajas ya ocurrieron y las notas malas sólo se adaptan a ello.

Dos de las tres calificadoras de riesgo más importantes del mundo, Fitch y Standard & Poor’s, le bajaron el pulgar a la situación financiera argentina en la última semana. Sin embargo, más allá de la decisión, los mercados no prestaron la más mínima atención. Los bonos argentinos cotizaron prácticamente estables o con tendencia levemente alcista. Las calificaciones de riesgo llegan bastante tarde para un mercado que ya adaptó los precios de los activos a la corrida contra el peso y no suman motivos para una caída en los precios.

La primera en mover fue Fitch. La semana pasada publicó que cambiaba la perspectiva de la calificación de deuda de la Argentina de estable a negativa, lo que anticipa que en la próxima decisión el rating de la deuda podría caer un escalón. El análisis de la agencia de riesgo estaba basado en que la caída en la actividad podría reducir los ingresos impositivos del Tesoro, lo que dificultaría llegar a la meta de déficit cero de 2019. En segundo lugar, el contexto electoral del año próximo también generaba incertidumbre.

A ese cambio en la calificación se le sumó a principios de esta semana Standard & Poor’s, con una reducción de nota de B+ a B, algo más duro que un cambio de perspectiva. Los mismos drivers: más inflación, menor actividad y mucho en juego en las elecciones del año próximo.

Sin embargo, los dos golpes no tocaron a la deuda soberana argentina que se mantuvo casi sin cambios en los días siguientes a la noticia.

¿El secreto de la resistencia de la deuda local? Es que ya había caído antes. Los fondos que están colocados en papeles de deuda argentinos redujeron sus tenencias con el inicio de la corrida cambiaria. Incluso más de la cuenta: los rendimientos de los papeles argentinos están por encima de los de países con la misma calificación B. Así, no es una calificadora de riesgo la que les va a cambiar el precio. Incluso, en el mercado, operadores avezados creen que semejantes rendimientos son más una oportunidad de compra que una mala noticia.