-

Caputo refuerza las reservas para avanzar con el desarme de Lebac

El Banco Central extenderá el acuerdo con el Banco Popular de China para sumar otros u$s 4.000 millones a reservas. También conversa con organismos multilaterales. Confia en que con más dólares en las reservas el fin de las turbulencias está más cerca.

El plan de estabilización con el que el Banco Central busca terminar de una buena vez con las turbulencias que golpearon el mercado cambiaría local ahora tiene el foco en sumar reservas para contar con mayor poder de fuego en el mercado cambiario. De esa manera, aspira a sacar de la calle cada peso que salga de Lebac.

La entidad que dirige Luis Caputo dejó trascender que está en negociaciones para extender un acuerdo que mantiene con su par chino, el Banco Popular de China, y que agrega reservas a las arcas de la entidad. Hoy, unos u$a 10.000 millones de las reservas son resultado de un “swap de monedas” con la autoridad monetaria china.

La intención oficial, de mínima, es sumar otros u$s 4.000 millones al swap chino. Pero la cifra podría ser aún mayor.

Está semana, además, se conoció que la Corporación Andina de Fomento (CAF) sumó un préstamo “contingente” por u$s 750 millones. Que sea contingente implica que la línea está habilitada para el momento en que resulte necesaria, pero no que es un préstamo ya concedido. De esa manera, el costo financiero de la operación se paga solo en caso de activar el acuerdo.

Mientras tanto, las conversaciones con bancos internacionales para un posible repo existieron aunque esperan mejores condiciones financieras para concretarse (la tasa todavía es muy alta), así como líneas del Banco de Basilea que ya forman parte de las reservas y pueden ampliarse.

El plan oficial es claro. Contar con el poder de fuego necesario para un desarme del stock de Lebac sin sobresaltos: si repunta la demanda, vender reservas para abastecerla. Una promesa de calma en el mercado cambiario que el Banco Central necesita para poder empezar a hablar.