-

Cinco claves para evitar malas decisiones de inversión

Ya sea que se destine a los ahorros a inversiones tradicionales o que se coloquen en el mercado de capitales para obtener rendimientos, todo inversor está sujeto a errores propios del miedo a perder dinero y otros errores emocionales. Invertir con un plan claro, contemplar los posibles problemas y administrarlos fríamente es clave

En las últimas semanas vimos situaciones de pánico y renacimiento en los mercados Europeos y Argentino por igual. Los títulos catástrofe sobre el Brexit, los bancos italianos o la pulseada local por tarifas pasan y se van, mientras que el mercado de capitales sigue arrojando dividendos para quienes operan en él. El sitio español Bolsamania.com publicó cinco reglas de oro para aquellos inversores que no se desviven por el día a día y quieren emplear estrategias serias y de mediano a largo plazo para que sus ahorros estén seguros y sean productivos.

Los consejos de la web española estuvieron a cargo de Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y US Offshore. La clave es invertir con un plan y un plazo: no es lo mismo administrar la liquidez de uso cotidiano y para emergencias que el dinero que se ahorra para una compra de una propiedad, para el retiro o para el futuro de los hijos. Cada inversión tiene su objetivo y es necesario delinearlo muy bien para elegir el destino correcto.

“Para superar las turbulencias del mercado lo más importante a la hora de invertir es eliminar emociones, definir objetivos de inversión personalizados y a largo plazo y permanecer invertido”, sostuvo y reafirmó: “Incluso en los momentos más difíciles de volatilidad, los inversores deberían seguir el camino que han definido”, agrega. Así, añade cinco principios básicos para construir carteras sólidas.

  • Riesgo

El riesgo debe ser el primer factor a la hora de construir la cartera. Lo normal es que los ahorristas pretendan calcular cuánto va a rendir una inversión, pero lo correcto no es administrar rendimientos sino riesgos. Así, por ejemplo, un fondo de emergencia familiar probablemente no deba arrojar pérdidas y es mejor colocarlo en activos a tasa, mientras que un ahorro a largo plazo necesita correr riesgo si o si para poder generar dividendos.

  • Diversificación

Reducir el impacto de las fluctuaciones del mercado es el sentido de diversificar. No poner todos los huevos en una misma canasta. Para eso, es necesario seleccionar a activos que respondan a lógicas independientes: por ejemplo, la renta fija y las acciones no tienen por qué subir o bajar juntas. Sociedades de Bolsa ofrecen estrategias llave en mano para eso, llamadas Carteras Administradas.

  • Uso de activos tradicionales

Las acciones y bonos más operados tienen un motivo por el cual están en la cartera de todos. No es cuestión de copiar ciegamente, porque se puede correr el riesgo de comprar caro y vender barato, pero tarde o temprano todo inversor local tendrá en su cartera de largo plazo bonos Discount sólo por sus altos rendimientos.

  • Inversiones alternativas

El uso de inversiones alternativas a los activos tradicionales permite reducir la correlación entre los componentes de las carteras, moderar la volatilidad y perseguir nuevas fuentes de ganancia. Es decir, ganar por encima de los rendimientos de mercado. El uso inteligente de letras del Banco Central, bonos atados a la inflación, cauciones bursátiles y otros activos es siempre recomendable.

  • Consistencia

El proceso de construcción de carteras y ejecución por parte de los inversores debe ser consistente y centrarse en objetivos, con independencia de las fluctuaciones diarias del mercado. Una caída en los índices por el Brexit o el fallo de tarifas no significa nada para un inversor que tiene la vista puesta a un año. De la misma manera, no tiene sentido colocar el dinero de las próximas vacaciones familiares en bonos a 30 años, porque una caída en el precio de corto plazo puede destrozar su valor. Hacer un plan, elegir los activos correctos y ceñirse a él hace que la aparente imprevisibilidad de los mercados sea nula.