-

Con aumento de ingresos, el Gobierno busca recuperar la confianza de los mercados

Además de la batería de medidas anunciadas por el Banco Central, Hacienda acompañó el paquete destinado a calmar a los mercados con anuncios que van al eje de las preocupaciones de los inversores. Apuntan a reducir el déficit fiscal y, de esa manera, reducir las necesidades de financiamiento del fisco.

La cartera conducida por Nicolás Dujovne se sumó al paquete de medidas con las que el Gobierno busca contener el impacto de la crisis turca en el mercado local. Con el encarecimiento de los mercados de deuda globales, Hacienda redactó tres decretos que aumentan las previsiones de recaudación de impuestos al sector agropecuario y con los que aspiran ahorrar $ 12.500 millones este año y $ 53.000 millones en 2019. Con menos necesidades de financiamiento, las tasas de bonos cortos deberían mejorar, generando ganancias para los inversores colocados en esos papeles.

Luego de muchas discusiones dentro de la alianza Gobernante, Hacienda decidió suspender por seis meses la baja de retenciones para exportaciones de harina y aceite de soja, y mantener el cronograma pautado para las exportaciones del poroto. También reducir los reintegros por exportaciones y eliminar el Fondo Solidario de la soja.

  • Reintegros a la Exportación: se reduce un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo a un esquema diferenciado por producto. Los reintegros a la exportación justifican su existencia en la vigencia de impuestos indirectos que se acumulan durante el proceso de producción y que no tienen una devolución al exportarse. La reforma tributaria y el pacto fiscal, que reducen los impuestos al cheque y a los ingresos brutos, generan el espacio para que dichos reintegros puedan ser reducidos. El ahorro fiscal (coparticipable entre Nación y Provincias) de esta medida es de $ 5.000 millones en 2018 y $ 29.000 millones en 2019.
  • Derechos de Exportación a la Soja: se mantiene la baja prevista en la alícuota de los granos y se suspende por 6 meses la baja establecida para aceites y harinas. Las alícuotas a la soja se vienen reduciendo de forma sostenida, desde el 35% en 2015 para el poroto de soja al 26% actual, previendo su convergencia al 18% en diciembre de 2019. En cuanto al aceite y las harinas, la alícuota se redujo desde el 32% en 2015 al 23% actual y también convergerá al 18% en diciembre de 2019. Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de $ 1.500 millones en 2018 y $ 12.000 millones en 2019.
  • Fondo Federal Solidario: se elimina, a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, el Fondo a través del cual se transfería a Provincias y Municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación a la soja. El FFS fue creado en el año 2009, cuando las Provincias sólo recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales. Gracias a decisiones adoptadas por el Gobierno Nacional, las Provincias han pasado a recibir en la actualidad un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación. La reducción de los reintegros a la exportación, que se deduce de recaudación coparticipable, compensa parcialmente la pérdida de ingresos de las Provincias. El ahorro fiscal para la Nación es de $ 8.500 millones en 2018 y $ 26.500 millones en 2019.