-

Conociendo instrumentos de inversión: el bono DICY

Las bajas causadas por turbulencias internacionales siempre son un bueno momento para buscar oportunidades y, en ese contexto, se destaca un bono soberano de largo plazo. Ideal para ahorros que se van a usar dentro de unos años, porque las subas y bajas diarias pasan a segundo plano en comparación con la tasa del 7% anual en dólares que paga.

Los bonos de corto plazo son los favoritos de los inversores que necesitan el dinero de inmediato, pero aquellos que ahorran con destino a la compra de una propiedad  o necesitan que sus inversiones arrojen buenos números para acumular de cara al retiro, necesitan de plazos más largos. En ese sentido, existe  una serie de bonos soberanos en dólares emitidos por el Tesoro Nacional que permiten pensar en un futuro no tan cercano, como si se tratara de un plazo fijo en dólares que rinde 7% cada año. Entre ese universo de bonos Par y Discount, se destaca el Discount en dólares regido por la Ley de Nueva York, conocido en la jerga como DICY. El papel es el que mejor rendimiento ofrece con un 6,9% anual, a mismo plazo y mismo riesgo que sus pares.

Los títulos soberanos son compromisos del Tesoro de pagar, pongamos, u$s 100 de capital en una fecha futura más intereses generalmente semestrales en todos los años que faltan hasta el vencimiento. En el caso del DICY, que vence en diciembre de 2033 y que paga 35 cupones semestrales del 8,28% anual de aquí al final de su vida útil, eso supone un compromiso de pagar u$s 288 por cada bono.

Su cotización actual de $ 2.350 pesos argentinos implica que, al tipo de cambio actual, hay que invertir el equivalente en moneda local a u$s 157 para comprarse uno de estos papeles. Si un inversor lograra esperar hasta el vencimiento en el año 33 habría pagado $ 8,15 pesos argentinos por dólar. El “rendimiento” de los bonos del que hablan los especialistas no es más que eso: quien ponga u$s 157 hoy para cobrar, de a poco, u$s 288 totales de aquí a 2033 va a haber obtenido un rendimiento anual del 6,9% en dólares (los plazos fijos en Argentina pagan 1,5% anual en dólares).

A nivel financiero el resultado es impecable, claro, ¿pero quién puede esperar hasta 2033? Si bien uno podría revender este tipo de bonos largos a los pocos meses de haberlos comprado, tampoco es obligatorio guardarlos hasta el final. En un plazo de, pongamos 5 años, el inversor va a haber obtenido ese mismo rendimiento de casi el 7% pero en un período menor. En ese momento, con sólo revenderlo a cambio de dólares o de pesos (se pueden comprar con cualquiera de las dos monedas y vender a cambio de cualquiera de las dos) tendrá su dinero otra vez en las manos. La venta toma sólo 72 horas.

Puede haber, si, riesgos de corto plazo que hagan subir y bajar el precio de esos papeles. Pero cuando los plazos de inversión no son cortos esos riesgos se diluyen.

Los ahorristas eligen al DICY y otros bonos soberanos en dólares además porque a diferencia del ahorro en dólares billete, las tenencias en bonos nominados en moneda extranjera no pagan Bienes Personales ni Ganancias. Además, los bonos en dólares protegen tanto como los dólares billete frente a una devaluación, pero no pueden ser robados, perdidos ni dañados.

Para comprar estos papeles alcanza con tener una cuenta en una sociedad de Bolsa, que cobra una pequeña comisión al momento de la compra y de la venta.