-

Conociendo instrumentos de inversión: el Discount en Pesos

Un Indec recuperado volvió a informar cifras de inflación creíbles en un contexto en el que el Banco Central tiene problemas para morigerar el ritmo de avance de los precios. El resultado para los inversores es sencillo: hay que apostar por bonos que ajusten por inflación. Entre ellos, el Discount en Pesos  es uno de los papeles más operadores, y por lo tanto, de los más interesantes para destinar parte de los ahorros

El cambio político que experimentó la Argentina en diciembre pasado restauró la confianza en las mediciones de inflación que, hasta hace poco, hacían imposible apostar por bonos indexados. Pero un nuevo Indec  acompañado de un contexto de inflación virulenta volvieron casi obligatorio para todo inversor tener al menos parte de la cartera en bonos ajustados por el índice de precios. A la hora de elegir títulos ajustados por el coeficiente de estabilización de referencia (CER), el índice que se incorpora a los bonos que siguen a los precios, el Discount en Pesos se destaca por su gran volumen operado que permite revenderlo fácil en caso de necesitar el dinero en efectivo.

El Discount en Pesos Ley Argentina, más conocido como DICP, es un título emitido en diciembre de 2003 y con vencimiento en 2033. Se trata de uno de los pocos bonos soberanos que ajustan por el índice CER, al que en este caso se le aplica además un interés del 5,83% por sobre la variación de ese indicador.

Los títulos ajustados por inflación cayeron en desgracia luego de la intervención del Indec en enero de 2007, cuando el mercado perdió la confianza en las cifras oficiales de precios. Sin embargo, desde el cambio de Gobierno en diciembre pasado esa desconfianza desapareció, tanto que en las últimas semanas el Tesoro colocó un nuevo papel ajustado por CER: el Boncer 2021.

El interés de los inversores por todo activo ajustado por inflación está más que claro. Los rendimientos de estos papeles superan, incluso, a las tasas que pagan las letras Lebac que estuvieron en boga todo este año. En los últimos cinco meses el índice CER superó el rendimiento de la tasa en pesos en cuatro. En el quinto, la empató.

Si la Lebac le gana al dólar y al plazo fijo, los bonos con CER le ganan incluso a las Lebac. De ahí su éxito.

El precio de compra del DICP sube 28% en lo que va del año. Pero para sus tenedores el rendimiento del papel es aún mayor por los pagos de intereses semestrales que ha hecho. Como todo título público, exime de Ganancias  y Bienes Personales a sus tenedores.