-

Conociendo vehículos de inversión: Buenos Aires 2028

Aunque está lejos de ser una opción para principiantes, el Bono de la Provincia de Buenos Aires 2028 es uno de los más atractivos en la lista de títulos subsoberanos. Lo que tiene de interesante el papel es que paga un cupón anual del 9,6% en dos pagos semestrales y rinde 6,71% anual en dólares, por encima de lo que pagan títulos soberanos a 2033.

Así como se puede invertir en bonos soberanos con rendimientos interesantes en moneda extranjera, cuando uno abandona el panel de los títulos emitidos por la Nación y revisa las colocaciones de las provincias, los rendimientos se vuelven más jugosos. Pero a no engañarse, un mayor rendimiento suele significar algo más de riesgo y ese es el caso con los títulos de las provincias. El Bono de la Provincia de Buenos Aires 2028 es uno de los más destacados en esta lista, por su rendimiento anual del 6,71%. Su defecto es que es poco operado, con lo cual venderlo en caso de necesidad puede tardar unos días, mientras que en el largo plazo está expuesto a la suerte presupuestaria de la Provincia. Pero más allá de eso, desde la salida del default soberano el rendimiento del papel ya cayó más de 2 puntos porcentuales, generando importantes beneficios para sus tenedores, que podrían repetirse si las tasas en dólares que paga el país siguen bajando.

Bajo el nombre Títulos de Deuda Pública de la Provincia de Buenos Aires al 9,625% con vencimiento final en 2028 el distrito bonaerense emitió en 2007 u$s 400 millones de este papel que en la jerga se conoce como BP28. En su momento, las tasas que pagaba el Gobierno bonaerense eran tan altas que estaban cerca de los dos dígitos, como muestra su cupón anual. Sin embargo, con el final del conflicto con los holdouts empezó un proceso de compresión de spreads -sube el precio de los bonos en el mercado, por lo tanto su rendimiento cae- que llevaron a las tasas provinciales a su nivel actual.

El atractivo del BP28 está en su rendimiento y en los jugosos cupones que paga y que siempre se pueden reinvertir en el mismo papel. De aquí hasta 2028 el tenedor de estos papeles recibirá u$s 205 por cada u$s 100 de inversión original, en dos pagos anuales de u$s 4,81 cada uno y tres amortizaciones de capital de u$s 33,33 en 2026, 2027 y 2018. Esto es lo mismo que  comprar dólares y ponerlos a un plazo fijo del 6,71% anual. Los títulos soberanos que más pagan están en el 6,9% anual en dólares, 60 puntos básicos menos, y vencen cinco años después: en 2033.

Pero no todas son ventajas. El riesgo de default de la provincia es visto como más importante que el del soberano, de ahí la mayor tasa. Por otro lado, al no tener el mismo volumen operado en el mercado que los bonos más populares, a veces se puede dificultar la venta del título en caso de necesitar el dinero. En lugar de venderlo en 72 horas, se puede tener que esperar varios días para encontrar comprador. Es algo a tener en cuenta si no se pretende tener en la cartera hasta su vencimiento.

Por lo demás, como cualquier bono soberano, está exento de Ganancias y Bienes Personales. Para invertir en estos papeles alcanza con abrir una cuenta en una sociedad de Bolsa, transferir el dinero y dar la orden de adquisición a su bróker.