-

Conociendo vehículos de inversión: el Bonar 2020

Entre las últimas emisiones de deuda que hizo el país se destaca, por su duración de mediano plazo, el Bono de la Nación Argentina a 2020. Un papel denominado en dólares que permite u$s ahorrar en esa moneda y garantizarse una tasa del 5% anual en moneda extranjera durante cuatro años.

El mercado de bonos soberanos tiene estrellas, como los títulos largos Discount y Par, y papeles menos operados por la mayoría de los inversores que, sin  embargo, guardan sorpresas agradables para quienes posan el ojo sobre ellos. En esa línea se ubica el Bonar 2020, un título emitido por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner luego ampliado durante el Gobierno de Mauricio Macri y que ocupa un lugar que había quedado desierto por la poca emisión de deuda de la administración anterior. Permite hacerse 5% en dólares durante cuatro años consecutivos.

Para comparar rendimientos, títulos más largos pagan una tasa del 6,5% pero vencen en 2033. Títulos más cortos como el Bonar X que vence el año que viene pagan 2,5%, mientras que las Letes que ofrece el Gobierno Nacional rinden  el 3%, pero se emiten a no más de 180 días. El Bonar 2020 permite poner los ahorros a trabajar durante más tiempo.

Fuera del mercado de bonos, un plazo fijo en dólares paga no más de 1,25% anual en los bancos, muy por debajo de lo que ofrece este papel. El rendimiento en dólares de un departamento en  alquiler, mientras tanto, es de menos del 3% según estimaciones del mercado.

Otro punto interesante, como el de cualquier bono, es la posibilidad de liquidar la inversión en solo 72 horas. El proyecto de mantener el bono 4 años es interesante, pero a veces surgen gastos imprevistos o los planes cambian y es necesario echar mano a los ahorros antes de lo pensado. En ese caso, al cotizar en dólares y en pesos el ahorrista puede venderlos a cambio de cualquiera de las dos maneras con la ventaja de que, si necesitara pesos, podría ahorrarse la pérdida que significa el precio bajo “para la compra” que paga un banco, ya que no hay operación cambiaria.

Por último, también como cualquier inversión en bonos, las tenencias puestas en estos papeles no pagan Impuesto a las Ganancias ni Bienes Personales, como si lo hace un departamento, por ejemplo.