-

Contra la corriente: ¿Por qué la suba del dólar puede ser buena para la tasa en pesos?

Las mejores decisiones de inversión no suelen ser las que se vuelcan por el activo de moda. Quien invierte, por ejemplo, en la acción que más sube ya se perdió parte de esa suba. De la misma forma, la fuerte escalada del dólar no es la mejor señal de compra y en realidad, puede ser la hora de darle una nueva oportunidad a la tasa en pesos.

Los activos que fueron furor durante el primer semestre del año, las letras Lebac, han ido perdiendo su brillo luego de seis semanas consecutivas de recortes a sus rendimientos. Llegaron a pagar 38% anual en su versión a 35 días de plazo y, ahora, por esa misma duración se consigue una tasa del 31,5% anual. Mientras tanto, el dólar gana 9% en junio y vuelve a las tapas de diarios. Si bien quizás era una buena idea pasar a dólares diez días atrás, hoy es necesario pensar más en frío si no se quiere hacer  “compras en manada” que no suponen más que una reacción de compra cuando el activo ya es caro.

La pregunta para un inversor a seis meses de plazo, entonces, es cuanto más va a subir el dólar en lo que queda del año. Cuánto lo va a dejar subir el Banco Central y cuánto le va a permitir avanzar el mercado dada una oferta de divisas que se espera reforzada si el blanqueo que propuso el Gobierno para la segunda mitad del año termina siendo exitoso. No hay dudas de que hay incertidumbre sobre este punto, pero al menos tenemos las previsiones de analistas y del mercado respecto de esto.

Una encuesta entre una treintena de analistas daba un promedio de $ 16,2 por dólar para el cierre del año durante el mes pasado. Los futuros de dólar en Rofex, mientras tanto, se negociaban a principios de esta semana a $ 16,69 por unidad. Si las previsiones fueran acertadas –es claro que no son infalibles, pero es la mejor información disponible para decidir- el rendimiento de invertir en dólares estaría entre el 4,5% y el 8,2% de acá a fin de año, según el resultado termine siendo el número máximo o el mínimo.

En este mismo newlestter señalamos semanas atrás que quizás el dólar estaba demasiado bajo y era buena idea comprar porque no había más riesgo que perder algunas semanas de buenas tasas en pesos. Pero los números muestran que la mayor parte de la ganancia por hacer ya pasó.

Ahora repasemos lo que puede pasar si mantenemos una tasa del 31,5% anual hasta fin de año. Una tasa anual de ese nivel, de aquí a fin de año, supone un rendimiento del 16,64%. No menos del doble. Si, claro, hicimos una trampa: para contar con ese rendimiento hay que reinvertir seis veces a ese mismo nivel de tasa, algo difícil si el BCRA continúa bajándola. Pero bonos atados a la tasa Badlar y otros activos en pesos ofrecen rendimientos similares a plazos más largos. Y si aun así, se prefiere la simplicidad de las Lebac, no es necesario quedarse todo el año en ellas, se puede permanecer algunos meses y esperar a que una eventual nueva baja del dólar haga más barato entrar a moneda norteamericana.

Todo esto quizás no sea suficiente para tomar su decisión de ahorro, siempre conviene consultar a su asesor de su Sociedad de Bolsa (muchos, por ejemplo, optan hoy por bonos atados por inflación o acciones). Pero no deja de ser un buen ejemplo de cómo no conviene seguir a la manada cuando se trata de ahorros.