-

Desde el 24 de abril, se podrá apostar por la baja de acciones y bonos

Se había anunciado en enero, pero la implementación tomó tiempo. La Bolsa porteña finalmente habilitó la “venta en corto” para dos acciones y tres bonos en dólares. La operatoria consiste en invertir con el objetivo de ganar en caso de que una acción o un bono bajen.

Desde el 24 de abril próximo los inversores argentinos podrán empezar a apostar por la baja de acciones y bonos, una operatoria que beneficiaría al mercado local con mayor volumen, más estabilidad de precios y alternativas diversas de inversión. El regulador del mercado lo había autorizado en enero, pero la implementación se demoró. Desde fin de mes, dos acciones y tres bonos se podrán utilizar para ese tipo de operaciones, con la expectativa de que en un futuro cercano se sumen más.

El operador del mercado local, Byma, lanzará la “venta en corto” –apuestas por una baja de una acción o bono- a partir del 24 de este mes. En un principio, la posibilidad estará habilitada para las acciones de Grupo Financiero Galicia, Pampa Energía, y los bonos Bonar 2037, Bonar 2024 y Bonar 2020.

La venta en corto es una operación en la que un inversor que cree que un activo –por ejemplo una acción- puede sufrir una baja, toma en alquiler esa acción por un tiempo determinado, la vende en el mercado y se compromete a comprar ese activo al finalizar el período pactado. Si la estrategia es exitosa, el precio al que vende ese activo es más alto que el precio al que compra, y la diferencia es la ganancia.

Aunque parezca una estrategia para entendidos, la venta en corto tiene beneficios para todos los inversores de un mercado, porque agrega liquidez –cantidad y tamaño de operaciones con las acciones y bonos en cuestión-, lo que permite comprar y vender a precios más predecibles y estables. La presión de las apuestas a la baja, contrapuesta a la presión de las apuestas por la suba, ayuda también a un mercado más estable y predecible.

Por último, para el caso de los inversores argentinos, hay un beneficio más: la venta en corto es una de las tareas que MSCI le había encomendado al mercado argentino para ascenderlo a mercado emergente, un ascenso que ya sea que ocurra este año o en el futuro, beneficiará con subas importantes a los activos locales.