-

Dólar en el piso de la banda: el BCRA analiza sumar reservas

Con las variables financieras en una clara tendencia financiera, el programa de emisión cero del Banco Central acompañado de una zona de libre flotación para el dólar cosecha paso a paso pequeños éxitos. Esta semana, por primera vez desde que el nuevo esquema fue implementado, el dólar perforó el piso de la zona de no intervención. Con compras oficiales en el horizonte, no se puede esperar una baja mayor de la divisa.

Al menos en sus primeros días 2019 se presenta de una manera muy benigna para las variables financieras y el Banco Central (BCRA) logra capitalizar ese contexto para dar pasos cortos pero seguros en dirección a una normalización de las variables nominales. El éxito en materia de inflación todavía está lejos, sobre todo después de los anuncios de grandes aumentos de tarifas reguladas a fines del año pasado. Pero en materia de contención del panorama cambiario el programa avanza centímetro a centímetro. Esta semana, por primera vez, la cotización mayorista del dólar tocó el piso de la zona de no intervención, habilitando la posibilidad de que la autoridad monetaria inyecte pesos para comprar reservas en el mercado cambiario. Señal de que el dólar no tiene mucho margen más para bajar.

El dólar mayorista arrancó la semana tocando un mínimo intradiario de $ 37,28, por debajo del piso de la zona de no intervención marcado para ese día en $ 37,284. La amenaza de una inminente salida al mercado del BCRA para comprar hasta u$s 50 millones en el día hizo que los operadores, inmediatamente, estuvieran dispuestos a pagar más por la divisa y que el precio rebotara en forma automática. Cerró casi sobre el suelo de la zona de no intervención.

Independientemente de si el BCRA sale a comprar o no, cuando el dólar sale de la zona de no intervención la entidad se arroga el derecho a comprar para subir el precio pero no se obliga a hacerlo, los canales marcados para la cotización funcionan.

El dólar, desbocado en algunos meses de 2018, se pasea manso siempre más cerca del límite inferior que del superior.

Esto permite a los ahorristas calcular sus decisiones para el futuro inmediato con mucha más previsibilidad. El dólar puede caer por debajo del piso, seguro, ¿pero cuanto? El consenso es que muy poco.

Así, la opción por activos dolarizados como Letes en dólares o bonos soberanos aparece muy atractiva con el billete en el piso de la banda, y aunque le resta interés a los activos en pesos porque no permite grandes ganancias de carry trade, el magnetismo que genera el límite inferior permite también apuntar a hacer tasa en pesos con la confianza de que no habrá una disparada importante del precio.