-

Dólar en mínimos: hora de tomar posiciones en divisas

El dólar está lejos de ser la inversión del año, pero en la atribulada realidad argentina no son pocos los que prefieren tener cobertura en divisas. Como los pozos son los momentos de entrada, la baja constante del dólar es un gran momento para adoptar carteras de inversión administradas que rindieron 10% anual en dólares el último año.

El panorama cambiario luce estable, aunque sostenido por vías artificiales como la colocación masiva de deuda del Tesoro, provincias y empresas que mantienen a la oferta por encima de la demanda. Esto augura un futuro inmediato con tranquilidad en materia de dólar, pero shocks externos e internos pueden cambiar el camino de la divisa de un día para el otro, como bien saben los argentinos. Por eso, quienes prefieren dejar al menos una parte de sus ahorros en activos en dólares, tienen la opción desde los u$s 10.000 de diversificar sus ahorros en una canasta de bonos en moneda extranjera a través de carteras de inversión diseñadas por expertos que en el último año dieron como resultado una suba del 18,4% en dólares que se sumó al 23% de suba del dólar frente al peso.

El dólar tocó mínimos de dos meses en la semana pasada, más que nada por el peso que ejerció sobre el precio el ingreso de dólares de deuda soberana y provincial, junto con la liquidación de divisas de la cosecha fina que todavía afecta al mercado. Esto se conjugó con un debilitamiento global del dólar que movió a todas las monedas latinoamericanas y emergentes, peso argentino incluido, hacia arriba. El resultado fue uno de los dólares más baratos, sobre todo respecto al avance del resto de los precios y salarios, que el mercado local vio en casi un año.

Las noticias de baja en el precio de un activo suelen espantar a los inversores que siguen a los titulares de los diarios, pero también atraen a quienes buscan comprar barato para inversiones que tienen la vista puesta en el mediano o largo plazos. Por ejemplo, el que ahorra para una compra futura de un inmueble puede ver esta época como una oportunidad de capitalizarse en moneda extranjera a un precio bajo.

El problema es que comprar dólares a secas no es negocio. El último Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central muestra que medio centenar de analistas, bancos y fondos de inversión esperan que el dólar termine 2017 en $ 18,40. Aunque estas expectativas no sean perfectas a la hora de predecir, suelen ser el escenario más probable. Un escenario que supone una suba en pesos del dólar del 16% a lo largo de este año, un rendimiento negativo frente al cerca de 20% de inflación esperada para el mismo período.

Por eso, a la hora de invertir en dólares conviene colocarse en bonos y otros activos que arrojen un rendimiento en dólares que suponga un resultado total por encima de la inflación. Para quienes no están acostumbrados a operar en el mercado de capitales, una excelente forma de entrar con bajo riesgo es imitar las inversiones de los expertos.

Para eso existen carteras administradas que diversifican la inversión en distintos bonos con el objetivo de maximizar el rendimiento y distribuir el riesgo. Esas carteras dieron un resultado en dólares del 18,4% en el último año. Un rendimiento del 10% más la suba del dólar hace que la inversión tome otro color.

Para poder invertir en una cartera administrada, sólo hace falta abrir una cuenta en una Sociedad de Bolsa –un trámite muy sencillo, similar a la apertura de una cuenta bancaria-, transferir los dólares que se quiere poner a trabajar y ordenar la inversión en la cartera de inversión en dólares. El administrador de la Sociedad de Bolsa comprará a nombre del inversor las acciones y bonos que componen la cartera. No se trata de un fondo común, cada ahorrista es dueño de sus bonos y acciones sin intermediarios. En cualquier momento que lo desee, el inversor puede vender en forma total o parcial sus bonos y hacerse de dólares en efectivo en sólo 72 horas.