-

Dólar, ¿estás ahí?

El dólar avanza 16 % en los últimos doce meses. Tras el salto de la salida del corralito, el flujo de entrada de divisas de deuda pública y privada mantuvo planchado al precio de la divisa en el país. La estabilidad cambiaria fuerza a los ahorristas más conservadores a salirse de su opción más tradicional.

¿Qué pensaría de su sueldo o sus ingresos si el año pasado se hubiera ajustado 14,75% frente a una inflación que se movió 41% promedio durante 2016? Sentiría, sin equivocarse, que sus ingresos se empobrecieron en el período en cuestión. ¿Qué pensaría entonces si sus ahorros hubieran subido 14,75% el último año en el mismo contexto inflacionario? Malas noticias, si sus ahorros ganaron eso el año pasado es que perdió plata frente al avance de los precios. La opción más tradicional de ahorro de los argentinos, los dólares en billete, rindieron eso el último año. Sus dueños perdieron plata.

El dólar no sólo avanzó 14,75% en los últimos doce meses, sino que además cayó 0,2% a lo largo de enero (con datos hasta el 30 del mes). En el mismo período el índice Merval subió 13,2% (prácticamente lo mismo que la divisa en todo un año).

Quedarse en dólares físicos sale muy caro en materia de oportunidades perdidas.

La nueva configuración económica posterior al cepo cambiario terminó con la apuesta constante por el dólar, al menos por ahora. Más allá de saltos puntuales –en noviembre el dólar se despertó, con lo cual todos los que apostaron por él se convencieron de que tenían razón, pero volvió a sus precios previos al final del mes- la tendencia marca que la divisa se va a mover menos que los precios este año. Esto es menos del 22% o 21% que prevén los economistas que se muevan los precios.

Es cierto: las previsiones de los economistas no siempre son certeras. Pero estamos hablando del escenario más probable. Quien apueste por dólares sabe que, este año, lo más probable es que pierda. Necesita un cisne negro para salir con ganancias. Como mínimo, hay que reducir el peso de los dólares en el total de ahorros.

Las alternativas, para los más conservadores, son inversiones en pesos como la letra Lebac que todavía rinden 23,5% anual (nótese: entre 1 y 2 puntos porcentuales por encima de las expectativas de inflación). Pero si todavía siente la necesidad de mantenerse en dólares, las letras en dólares Letes que coloca cada 15 días el Tesoro ofrecen un rendimiento de entre el 3% y el 3,25% anual a plazos que van de 90 a 120 días, a cambio de una comisión muy baja. La suba del dólar más ese rendimiento, alcanza al menos para hacerle fuerza al avance de los precios. Bonos en pesos y dólares o acciones son mejores opciones aún para el mediano y para El largo plazos.