-

El 2019 que piensa el Gobierno: dólar $ 40,10, inflación del 34% y déficit cero

Mañana el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne defenderá ante el Congreso el proyecto de Ley de Presupuesto 2019, acordado con provincias y el FMI. En los considerandos del proyecto el Poder Ejecutivo delineó cuál es la economía que tiene en mente para el año próximo. Un dólar que sube menos que la inflación, precios todavía picantes y, lo más esperanzador, una abrupta reducción del déficit público que promete dejar el camino allanado para un despegue de la actividad.

Esta semana el Poder Ejecutivo envió al Congreso su proyecto de Ley de Presupuesto 2019, en el que entre otras cosas da a conocer su “escenario base” para el año próximo. Entre los conceptos más interesantes vertidos allí se vió la previsión de un dólar promedio a $ 40,10, muy cerca de su nivel actual, lo que muestra que a los ojos de los funcionarios el precio actual de la divisa norteamericana no debería sostenerse. La previsión de caída de la actividad del 0,5%, una inflación promedio del 34% y punta a punta del 23% más la confirmación de la eliminación de un plumazo del déficit primario.

La primera revelación que da el presupuesto 2019 es la visión oficial sobre el dólar. El consenso en el Banco Central y Hacienda es que la divisa estadounidense ya no tiene mucha más nafta para seguir subiendo. Una visión que puede generar mucha incredulidad en el argentino promedio, pero que hay que analizar teniendo en cuenta que una suba del 10% más lo llevaría al nivel de 2003 en el que la economía se disparó más que nada por impulso exportador. Más aún, el Presupuesto revela que el dólar perdería con la inflación el año próximo… a días de que el FMI apruebe un refuerzo del paquete de ayuda a la Argentina que le dará más armas al Banco Central para atender al mercado cambiario. Como mínimo es sugerente.

En segundo lugar, las perspectivas de inflación se mantuvieron en línea con lo esperable. El proyecto muestra una inflación promedio de 34% para el año que viene con una variación punta a punta del 23%. Una desaceleración pronunciada que es bien posible si la previsión para el dólar se sostiene.

Tercero, el déficit cero para 2019 garantiza que el Gobierno tendrá espalda para hacer frente a los vencimientos de deuda y pagos de intereses del año próximo, siempre con el respaldo del Fondo, y que dejará el camino allanado para un rebote de la actividad en la segunda mitad de 2019.

En materia de actividad el año 2019 terminaría con una contracción del 0,5% del PBI, pero con comportamientos dispares en distintos momentos del año. La salida de la recesión estaría en el primer o segundo trimestre del año que viene.

Entre los sectores que más aportarán a la economía, mientras tanto, se destacan las exportaciones. No sólo las agrícolas: todo el complejo exportador puede experimentar un crecimiento del 21% el año próximo gracias a las ventajas que obtuvieron por la suba del dólar.