-

El blanqueo invita a apostar por acciones y activos en pesos

Aunque las sorpresas que puedan llegar desde el exterior siempre pueden tener su influencia, el mercado argentino está en un buen momento en lo que respecta a méritos propios. Después de haber alcanzado niveles récord, el contexto político interno y las noticias que pueden llegar por el inicio del blanqueo generan la posibilidad de nuevas subas del Merval por encima de su record.

El contexto internacional siempre es imprevisible, pero el local parece muy bien encaminado. Recientemente el índice de la Bolsa porteña Merval superó su récord histórico, el que no alcanzaba desde principios de siglo, y mostró señales de querer seguir subiendo en el corto plazo. De no mediar sorpresas externas, las semanas que vendrán estarán atentas a la posibilidad de buenas noticias alrededor del blanqueo de capitales que arranca el 1° de agosto. Resultados positivos en esa iniciativa pueden sumar a la confianza general y, con ello, afectar en forma positiva los precios de bonos y acciones.

En los próximos días las empresas de la Bolsa porteña comenzarán a hacer públicos sus balances,  con lo cual los inversores van a poder invertir con el ojo puesto en los fundamentos de cada acción en particular. Hasta ahora los inversores se colocan en acciones de acuerdo a las expectativas de crecimiento económico en 2017. Los balances son una buena oportunidad para separar la paja del trigo.

En un nivel más general, sin embargo, se aguarda por el impacto que puede tener el blanqueo de capitales en los precios de las acciones. En estos días el Banco Central, la AFIP y la Unidad de Acción Financiera están publicando sus reglamentaciones con la idea de que el proceso entre en vigencia en los primeros días de agosto.

A partir de ese momento, todo será cuestión de expectativas. En general, las amnistías fiscales suelen concentrar los mayores volúmenes en los últimos días de plazo (en este caso hay distintos plazos con diferentes alícuotas, la primera vencen en diciembre) con lo cual no habrá datos concretos hasta diciembre. Pero los detalles de la reglamentación y lo bien o mal recibidos que sean, pueden empezar a incorporarse a los precios de las acciones que a ojos de muchos analistas todavía no descontaron un blanqueo exitoso.

Una duda que surge alrededor del blanqueo es qué es lo que va a pasar con el dólar. En las últimas semanas el precio de la divisa muestra una volatilidad enorme, con decenas de centavos de diferencia entre precios mínimos y máximos, aunque con muy pocas variaciones en el precio si se mide un período largo: sube y baja de a 10 centavos cada día, pero se mantiene a pocos centavos de diferencia de lo que valía hace un mes.

El Gobierno está preocupado por el posible efecto bajista que pueda tener sobre el dólar el ingreso de capitales por el blanqueo. En el Banco Central, en cambio, se muestran confiados de poder administrarlo. Como sea, nadie cree que la amnistía fiscal pueda ser alcista para la divisa. Con lo cual, otra vez es más conveniente invertir en tasa de interés en pesos o en acciones, ya que la especulación con el dólar no aparece como promisoria en principio.