-

El Brexit golpeó tres días, Trump 3 horas e Italia 3 minutos

No hay mucho que pueda pasar en el mundo que cambie el humor de los inversores. Los precios de las bolsas de todo el planeta se adaptaron al nuevo mundo menos conectado y más nacionalista y ahora se recuperan más rápido ante malas noticias. El “Renzit” no alteró la marcha de los mercados, sólo afectó al euro.

Este 2016 de cambios gruesos en la política de los países centrales ya educó a los inversores de todo el mundo respecto a no dejarse llevar por los pánicos que cada dos por tres asaltan a las Bolsas. El referéndum italiano para la reforma de la constitución arrojó resultados negativos, en línea con sentimientos anti integración como los que impulsaron el Brexit, pero los indicadores bursátiles apenas si se movieron. Sólo el euro mostró retrocesos en las primeras horas de operaciones, pero luego recortaba pérdidas.

El día después del referéndum que forzó al primer ministro Mateo Renzi a renunciar (“Renzit”) los mercados globales operaron con mayoría de subas, salvo algunas excepciones. Arrancando por Asia, tanto Japón como China finalizaron en terreno negativo arrastrados por la incertidumbre de las primeras horas tras conocido el resultado del referéndum italiano.

En Europa el arranque fue parecido al de Japón arrastrado fundamentalmente por un desplome en las acciones bancarias italianas por el temor a que los esfuerzos para reducir su morosidad se interrumpan ante la caída del Gobierno. Pasado el mediodía, sin embargo, la mayoría de los mercados ya se ubicaban en números positivos, con la excepción de Italia. Inglaterra, Alemania, Francia y España terminaron con buen tono. Wall Street también se sumó a la lectura optimista del referéndum italiano.

Donde mayores efectos se vieron fue en el mercado de monedas, donde el euro se movió con mucha volatilidad. La moneda común europea llegó a tocar 1,05 dólares por unidad antes de empezar a recuperarse, una vez que los inversores entendieron que la derrota de Renzi no significaba una ruptura con la unidad monetaria.

El propio Merval de Buenos Aires se recuperó de leves pérdidas iniciales para reaccionar con un moderado avance del 0,3% en el día, con los inversores locales atentos a la suba del precio del petróleo que influye sobre las acciones energéticas.