-

El efecto del Brexit parece haber durado poco

Los mercados globales se fueron al infierno y volvieron a la tierra nuevamente. Todo en el lapso de una semana. Las pérdidas generadas por los temblores posteriores al referéndum en el que los británicos decidieron abandonar la Unión Europea desaparecieron en pocos días. La duda ahora es si lo que viene es más volatilidad o si el episodio queda en el olvido.

Si bien la libra esterlina y el euro todavía permanecen por debajo del valor que tenían antes de sus respectivas caídas, la mayor parte de los indicadores bursátiles que se vieron afectados por el referéndum en el que el 52% de los votantes británicos eligieron abandonar la Unión Europea recuperaron todo el terreno perdido en los días posteriores a la votación. Tanto Wall Street como las principales bolsas europeas, Londres inclusive, volvieron a cotizar estables luego de que los principales impulsores del Brexit se mostraran dudosos a la hora de llevar realmente a cabo la separación. La misma suerte corrieron los inversores locales, con la Bolsa porteña y los bonos soberanos de nuevo en la buena senda.

Los activos argentinos se movieron en forma idéntica a las bolsas internacionales. Tanto los precios de las acciones como de los títulos públicos mostraron un comportamiento similar, con caídas iniciales que se fueron revirtiendo con el correr de los días.

El índice Merval, que había sufrido una caída de 3,3% en dos días, no sólo se recuperó rápidamente sino que luego de la remontada alcanzó nuevos máximos históricos, registrando un alza de 10% semanal, pasando a ubicarse así en 15.102 puntos, un nivel que nunca había alcanzado.

Los bonos también tuvieron su recuperación. El nivel de riesgo país, que mide el diferencial de tasa que pagan los títulos locales en comparación con los de los Estados Unidos, había ganado 39 puntos en los días posteriores al referéndum. Mayor tasa significa menor precio de esos títulos y, por supuesto, mayor riesgo. Pero en los días siguientes los precios de los títulos soberanos volvieron a las subas y causaron una baja de 16 puntos básicos al indicador de riesgo. Ese nivel, aunque no sea el del día antes del Brexit, está por debajo del promedio de mayo.

Las principales secuelas del Brexit quedaron en el mercado cambiario, donde los precios de casi todas las divisas del mundo no volvieron a acomodarse. El dólar en la Argentina, por su parte, dio un importante salto en la semana de la votación –aunque ayudado por la intervención del Banco Central y la reducción de liquidaciones de exportaciones del agro- y no volvió a retroceder. Pasó de cerca de $ 14 a $ 15,12 en unos pocos días, un comportamiento que el resto de las monedas emergentes no imitó, ya que quedaron apenas 1% por encima de sus niveles previos a la crisis política en le Unión Europea.