-

El fallo por tarifas golpeó a las acciones del sector

Las acciones de las empresas de gas y electricidad habían permanecido intactas a pesar de las idas y vueltas con las tarifas. Pero el fallo de la Corte Suprema de la Nación de la semana pasada, que devolvió todo el proceso de aumento al primer casillero, si hizo caer los papeles del sector. Algunos analistas eligen esas acciones, pero sólo para perfiles de riesgo.

El jueves de la semana pasada la Corte Suprema de Justicia de la Nación sorprendió con un fallo que desactivó los aumentos de gas para residencias y mandó una señal de problemas para el resto de los servicios y sectores. Acciones como Pampa Energía, Central Costanera, Transportadora Gas del Norte y Metrogas sufrieron el impacto con caídas en promedio de más del 2%. Aunque el fallo abre una puerta para una solución, la retrasa prácticamente al año que viene, con lo cual las apuestas por estas acciones está reservadas para los ahorristas con apetito de riesgo: aquellos que están dispuestos a perder con tal de tener la chance de ganar fuerte.

La Bolsa argentina había arrancado el jueves con un fuerte impulso por parte de las empresas de la industria energética hasta que el fallo de la Corte Suprema anuló los aumentos de tarifa del Gobierno. Así, las empresas de servicios con tarifas reguladas revirtieron las ganancias iniciales y cayeron más de un 2% como en el caso de Pampa Energía, Central Costanera y Transportadora Gas del Norte.

Eléctricas y gasíferas cayeron por igual porque, al mismo tiempo en que se conoció el fallo, la procuraduría recibía un pedido de dictamen para una demanda similar, en este caso para los aumentos de electricidad.

Una multa comunicada a fines de la semana pasada contra Camuzzi Gas Pampeana se sumó a las malas noticias para el sector.

En los días siguientes las pérdidas se morigeraron, pero la señal dada por la Corte fue clara desde el punto de vista de los inversores. El camino hacia la recomposición de las tarifas de energía no será línea, ni fácil ni dependerá tan sólo de la voluntad pro empresaria del Poder Ejecutivo, ya que los otros poderes también juegan y lo hacen en línea con otros intereses.

Las inversiones en el sector regulado quedaron, entonces, en manos de inversores especulativos que no temen tomar riesgo: es claro que los precios de esas empresas son baratos y, aunque tome un año, el camino hacia el aumento de la energía se va a transitar. Sin embargo, los inversores más conservadores deberían evitar estos papeles porque antes de la suba que todos deducen que protagonizarán es muy esperable que sufran todo tipo de vaivenes.

A pesar de todo ello el Merval logró terminar la semana en terreno positivo, aunque más que nada gracias al avance de la acción de Petrobras Argentina que planea una recompra en breve y, por ello, tiene a sus papeles en alza.