-

El Gobierno emite nuevas letras y bonos

El Ministerio de Finanzas anunció la emisión de deuda en dólares a seis meses, un año y medio, 8 años y 20 años de plazo. Las Letras más cortas están orientadas al público más minorista y conservador, pero el bono a 8 años puede tener atractivo para todos. Lo interesante es que tanto letras como bonos se pueden suscribir en pesos o en dólares, pagando menos por dólar.

Ahora que el dólar está en mínimos récord y el corto plazo parece deparar calma en el tipo de cambio, quizás sea hora de pensar en plazos más largos. Hasta hoy a las 15 de la tarde el Ministerio de Finanzas colocará dos letras y dos bonos en dólares, los primeros a 6 y 18 meses de plazo, mientras que los bonos a 8 y 20 años de plazo. Es lógico que la demanda minorista se tenderá a concentrar en las letras, pero el bono de 8 años es interesante para ahorristas que piensan en plazos más largos, porque tiene muchas ventajas de rendimiento y liquidez en comparación con alternativas como el ladrillo.

La semana pasada, el Tesoro comunicó que licitará dos nuevas series de Letras del Tesoro en Dólares (Letes) hasta hoy a las quince. Estas serán con un plazo de 182 días (con vencimiento el 10-11-17) y 455 días (con vencimiento el 10-08-18). Además, se llevará a cabo una ampliación de los dos últimos bonos en dólares emitidos durante el mes de abril, con vencimiento en 2025 (AA25) y 2037 (AA37).

Las letras son un instrumento muy atractivo para inversores conservadores. Rinden 2,85% la de seis meses de plazo y 3,25% la de un año y medio. Un plazo fijo bancario paga 0,3% anual por un depósito en dólares. La diferencia es notoria.

Pero si bien las letras merecen un intento, lo cierto es que los montos a colocar son pequeños y la demanda es tal que el Gobierno se suele ver obligado a devolver a los ahorristas 4 de cada 5 dólares que ofrecen por las letras. Lo bueno es que hay revancha: el 24 de mayo  se vuelven a licitar Letes y el 14 de junio también.

El Bonar 2025, por su parte, paga un cupón (intereses) anual del 5,75% en dólares y cotiza en el mercado secundario a un precio que lleva a ese rendimiento al 4,98% anual (es decir, subió mucho de precio por lo que la tasa se achica). El Bonar 2037 paga un cupón del 7,625 anual y, si bien quizás no es un bono para principiantes, los ahorristas que tienen unos meses en el mercado ya lo incorporan (los bonos largos prometen fuertes rendimientos si la calificación de deuda argentina sigue mejorando).

El papel a ocho años es un interesante destino de ahorros que no se planea tocar en el corto plazo, por ejemplo el que se planea destinar a ladrillos. Se estima que un departamento alquilado rinde 2,5% en dólares, por lo que este papel ofrece el doble de resultados. Pero más aún, el bono aventaja a las alternativas en cuanto a su liquidez: se puede vender en 72 horas a cambio de dólares o de pesos, según se desee, mientras que una propiedad requiere meses para su venta.

Por último, la conveniencia de estas licitaciones está dada por el valor del dólar. Mientras que en un banco comprar un dólar no baja de $ 15,70, al invertir en Letes o bonos con pesos se paga un precio de dólar mayorista, 30 centavos más barato que en una casa de cambio.