-

El Gobierno hace la tarea: el déficit tuvo su mayor caída del año

El déficit fiscal primario tuvo su mayor caída desde el año 2003. El ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, se tomó en serio la tarea de mantener a raya el gasto, una condición necesaria para equilibrar las cuentas externas que meten presión al mercado cambiario. El déficit financiero, mientras tanto, también mostró un descenso.

En mayo el resultado primario se achicó notoriamente respecto a mismo mes del año pasado. La principal explicación de la variación está en un crecimiento de los ingresos -33% interanual- muy por encima del avance del gasto primario, que fue del 18% frente al año pasado. Así, el gasto primario llegó a  $ 7800 millones, un 71,3% inferior al de mayo 2017. La reducción del déficit fiscal es una de las condiciones necesarias para cumplir el acuerdo con el FMI y, con él, ayudar a empezar a cerrar el déficit externo que sacude al mercado cambiario.

En tanto el pago de intereses de la deuda pública aumentó 16,2% interanual y volvió a mostrar, al igual que en abril, una importante reducción en términos reales: cae 8% de año a año.De esta forma, el déficit financiero fue de $ 27.339 millones, siendo 37,9% menor al observado en mayo de 2017 y logrando de esta manera la mayor reducción anual en 28 meses.

En el eje de la hipótesis del Gobierno para explicar las turbulencias de las últimas semanas está la relación entre el déficit fiscal y el déficit externo. Esto es: un déficit fiscal abultado fuerza al Gobierno a financiar con deuda en el exterior esa brecha. Como consecuencia de ese ingreso de deuda en moneda extranjera, el dólar se mantuvo barato mucho tiempo, ya que las divisas financieras suponen una sobre oferta de dólares que mantiene deprimido al mercado cambiario y al peso apreciado.

Por lo tanto, para que el plan acordado con el FMI se necesita de una acelerada reducción del déficit público que deje de empujar al crecimiento al déficit externo. En esa línea, la clave del éxito del nuevo paquete económico está dada por la prolijidad que pueda alcanzar Dujovne al cuidar las cuentas del Estado.