-

El Gobierno quiere que los que invierten en bonos ganen en 2017

Según reportaron agencias, el Ministerio de Hacienda apunta a hacer encoger entre 150 y 100 puntos básicos la sobre tasa que pagan los bonos en dólares argentinos en comparación con los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. El famoso “riesgo país”. Esa compresión de spreads, sostienen, se daría con sólo bajar la inflación. Y generaría grandes ganancias a quienes tengan bonos en dólares.

En 2017 el Gobierno argentino va a jugar para quienes ahorran en bonos soberanos nominados en moneda extranjera. Según reportes de agencias, el Ministerio de Hacienda y Finanzas que comanda Alfonso Prat Gay busca que durante el año próximo caigan los costos de endeudamiento del país. Para ello, apunta a toda una serie de modificaciones en las normas que rigen el mercado, mejoras macroeconómicas y, más específicamente, una profundización de la lucha contra la inflación. En el ministerio sostienen que, en el peor de los casos, sólo con una mejora en la tasa de inflación, los rendimientos de los bonos argentinos deberían caer entre 1,0% y 1,5%.

El famoso riesgo país que los argentinos conocimos antes de la crisis de 2001 es una medida que marca la distancia entre la tasa que pagan los Estados Unidos cuando emiten un bono y la tasa que pagan otros países cuando colocan los suyos. La Argentina, por ejemplo, terminó la semana pasada en 488 puntos de riesgo país, es decir, casi 5 puntos porcentuales por encima de la tasa de los Estados Unidos.

Según agencias, la semana pasada el equipo financiero de Prat Gay reveló sus aspiraciones para el riesgo país durante el año próximo. El objetivo de mínima, dijeron, es que la tasa que paga la Argentina se acerque a los 300 puntos, que caiga entre 100 y 150 puntos durante el año próximo.

Esto implicaría que tomar posiciones en bonos como el Bonar 21, Bonar 26, Discount y otros sería un negocio redondo. Estos papeles rinden 5,2%, 7% y 7,9%, respectivamente. Una baja en esos rendimientos de las dimensiones a las que aspira el Gobierno podría ser muy tentadora.

Y eso es porque una baja de tasas se da cuando sube el precio de un bono, ya que los bonos son activos de renta fija cuyos pagos de intereses y capital son siempre conocidos. El rendimiento de esos pagos es más alto cuando el precio de esos títulos es más bajo y más pequeño cuanto mayor es el precio.

El riesgo país argentino todavía está herido por el “efecto Trump”, con lo cual, una baja a 300 en el riesgo país podría ser mayor.

El plan oficial es mantener a rajatabla la política anti inflacionaria del Banco Central. Con cifras de inflación más moderadas y reformas pro mercado –por ejemplo la Ley de Mercados que llegó al Congreso la semana pasada- le alcanzaría para lograr el objetivo. Y jugar para quienes invierten en bonos en dólares.