-

El Gobierno tiene con qué moderar el avance del dólar

La Provincia de Buenos Aires tiene en sus manos unos 500 millones de euros en deuda recién emitida, mientras que YPF tiene otros u$s 750 millones en sus manos. Esta oferta de divisas en carteras públicas garantiza que haya divisas suficiente como para que la escalada del dólar se modere. Las encuestas dirán el resto.

El dólar pasó del $ 16,20 a $ 17,70 en poco más de 8 semanas, una escalada que no asusta a nadie pero que tampoco estaba en los cálculos de ninguno. El avance de la divisa se atribuye a dos factores. Uno, que las cuentas externas argentinas arrojaron rojos llamativos (fuga por turismo, salida de dólares comerciales) y el mercado salió a corregir el desajuste con un alza de precio de la divisa. Dos, que la cercanía de las elecciones junto con encuestas que dan muchas chances a la oposición hacen que más de uno prefiera dolarizar sus inversiones. Sin embargo, en el Gobierno confían en que la suba del dólar –que era esperada por exportadores- tenga un techo debido a la oferta de divisas de deuda que ya empieza a entrar al mercado.

En las últimas semanas una provincia y la petrolera controlada por el estado salieron a conseguir deuda. El distrito gobernado por María Eugenia Vidal consiguió 500 millones de euros a través de su emisión, mientras que YPF obtuvo u$s 750 millones por la suya. Entre las dos colocaciones podrían explicar dos días de operaciones en el mercado cambiario mayorista por lo que, apenas con una inyección por goteo de esas divisas, el mercado cambiario podría aquietarse al menos unos días.

Parte de la emisión bonaerense, por ejemplo, llegó al mercado este lunes y frenó en seco la suba del mayorista.

En el futuro inmediato, además, hay más de u$s 4000 millones por emitir entre deuda del Tesoro Nacional, provincias y empresas que buscan financiarse en el exterior.

Los inversores ven un dólar a $ 19 para el cierre del año, una velocidad de avance que todavía es moderada en comparación por ejemplo con los precios o que está por debajo de las expectativas de tasa de interés de acá a fin de año.

Por último, aún con un avance del dólar, el hecho de que el Banco Central sostenga un mercado cambiario sin intervención permite que así como la divisa sube, también baje en un futuro. Y todo eso sin que necesariamente haya una crisis como cuando el tipo de cambio era sostenido en forma rígida.