-

El Gobierno y las necesidades de financiamiento para el 2019

Mientras el ministro de Economía Nicolás Dujovne está en Washington para cerrar los detalles de la reformulación del acuerdo con el FMI los inversores ya tienen en sus manos uno de los datos que más esperaban: el programa financiero 2019. Al Gobierno le faltan apenas u$s 2500 millones por financiar, se aleja el miedo a un impago.

Los anuncios del presidente Mauricio Macri y el ministro de Economía Nicolás Dujovne de principios de esta semana despejaron una de las incógnitas que más pesaban en el ánimo de los inversores, las dudas respecto al financiamiento para el año que viene. Según las cifras que dio a conocer el Gobierno, gracias al adelanto de fondos del FMI originalmente previstos para 2020 y 2021 en 2019 sólo quedarán por financiar en el mercado unos u$s 2500 millones, una cifra como mínimo manejable.

Entre los pormenores de los anuncios de principios de semana, en los que se confirmó que el Gobierno apuntará a alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2019, un objetivo que se habìa planteado para el año siguiente, y que incorporaron nuevas retenciones a las exportaciones se sumó un dato que el mercado buscaba con asiduidad.

El programa financiero de 2019, la proyección de necesidades de deuda y las fuentes que se prevén para cubrirlas, establece en u$s 28.300 millones los fondos que el Tesoro deberá conseguir en ese período. Esta cifra incluye intereses de deuda de privados, como el vencimiento de bonos como el Global 2019, por u$s 2800 millones; bonos domésticos, por u$s 3900 millones y obligaciones con bancos por u$s 2900 millones, entre otros.

Esto implica que el Gobierno tendrá que salir a refinanciar en 2019 deuda privada por u$s 12.000 millones. Además, hay vencimientos de Letes en dólares y en pesos por unos u$s 11.100 millones a lo largo del año, una cifra que en principio se confía en que será renovada en un 100% gracias a la disponibilidad local de ahorro ocioso.

En base a esos supuestos, con el ingreso previsto de fondos del FMI por u$s 11.700 millones a lo largo de 2010, tras la refinanciación completa de deuda con privados y organismos multilaterales por u$s 12000 millones, se requerirían unos u$s 2500 millones adicionales para conseguir en el mercado.

Ese panorama luce lejos de un escenario de estrés, porque aún con un clima financiero externo negativo que obligue a pagar tasas altas por esa deuda, el tamaño de la deuda adicional necesaria sería tan bajo que es muy difícil no conseguirlo.

Con el programa financiero 2019 algo más aclarado las dudas sobre la solvencia del Tesoro quedan de lado, dando paso a posibles subas en los precios de los bonos argentinos.