-

El mercado brasileño ya festejo, ahora enfrenta la realidad

La posibilidad de una suspensión de Dilma Rousseff por 180 días impulsó una suba de la Bolsa de San Pablo del 70% desde principios de año y el real recuperó casi 18% frente al dólar. La semana pasada el Senado confirmó esa suspensión y ahora los activos brasileños dependen de lo que haga el nuevo Gobierno.

El viejo dicho bursátil indica que hay que comprar con el rumor y vender con la noticia. En el caso brasileño, quizás sea hora de vender. El Índice Bovespa de la Bolsa de San Pablo ganó más de 70% en los últimos meses desde que la posibilidad de una suspensión de la presidenta Dilma Rousseff se volvió real y el Real ganó casi 18% en el mismo plazo. Ahora, sin embargo, la recuperación de los índices del país vecino va a depender de fundamentos y medidas de Gobierno que pueden encontrar todo tipo de dificultades.

Un día después de que el Senado brasileño avalara la votación que semanas antes habían hecho los diputados en favor de un juicio político contra la presidenta de la que se alejaron las inversiones de todo el mundo, el mercado brasileño fue modesto en sus festejos. El principal índice de la bolsa de Sao Paulo, el Bovespa, avanzó un 0,9% a 53.241 puntos, apuntalado también por un panorama favorable para los mercados en el exterior. En el mercado cambiario, el real se depreció un 0,79% a 3,4727 unidades por dólar la venta.

Ese día el mercado entendió que a pesar de todos los retos que aún tiene por delante la economía brasileña, el cambio de presidente abre la posibilidad a mejores perspectivas hacia el largo plazo. Sin embargo, la rueda se realizó mientras se esperaba que Temer presentara su Gabinete y diera los primeros indicios de sus políticas económicas que serán los temas determinantes para el precio de las acciones en el futuro.

“El Ibovespa muestra una caída del 1,8% desde la asunción de Temer y acumula un descenso del 3.3% en mayo en camino a su primera caída mensual desde enero. Después de que las acciones brasileras presentaran el mayor rally entre los principales mercados este año, los inversores comienzan a advertir sobre el upside limitado mientras el nuevo gobierno implementa las medidas económicas necesarias para reactivar la mayor economía de Latinoamérica. Por su parte, el real se deprecia 2,4% desde la asunción del nuevo presidente y 0,9% en mayo a 3.53, tras liderar la apreciación de las monedas emergentes desde el rally de febrero”, resumió una consultora privada.