-

El mundo baila al ritmo de la guerra comercial

Los mercados arrancaron la semana con el pie izquierdo luego de que los líderes de China fallaran en dar señales de distensión en el diferendo comercial que sostienen con los Estados Unidos. Los mercados globales, el argentino incluido, siguen los cambios de ánimo del mercado alrededor de esa pulseada.

El presidente de China, Xi Jinping, desilusionó a los inversores cuando ante la oportunidad de dar señales de acercamiento a los Estados Unidos en un discurso antes el partido gobernantes de su país en Beijing. Allí, en lugar de calmar las aguas, adoptó un tono desafiante y dijo que nadie le dictará al gigante asiático un programa de reformas. Y los mercados del globo reaccionaron a la baja.

Los vaivenes de la guerra comercial entre las dos principales economías del mundo son las que dictan el tono para las bolsas de todo el mundo, Argentina incluida. En las últimas semanas asistimos a subas de las acciones de todos los principales mercados del mundo como resultado de la tregua de 90 días pactada entre Donald Trump y Xi Jinping durante una cena en Buenos Aires.

Esa celebración por la tregua se transformó, en pocos días, en bajas generalizadas por el arresto de una alta directiva de la gigante tecnológica china Huawei, sólo para un avance posterior cuando se le concedió a la misma persona una libertad bajo fianza (y con nuevas subas cuando China anunció la reducción unilateral de aranceles a productos automotrices estadounidenses).

La lógica de inversión en un contexto como este, entonces, suele ser contra intuitiva. Las acciones y empresas que sean de la preferencia de un inversor por fundamentos como management, perspectivas futuras positivas para el mercado en el que se desempeña u otros factores tienen que estar detrás de cada apuesta. Y la oportunidad de compra, en ese sentido, tiene que ser luego de una mala noticia más que luego de una positiva.