-

El plazo fijo en la Bolsa es el que mejor paga

La suba de tasas en todo el sistema hizo saltar el valor de invertir en cauciones bursátiles, préstamos de muy corto plazo en la Bolsa. Pagan 48,91% anual con muy bajo riesgo, lo que permite colocar excedentes de liquidez a la mejor tasa del mercado por períodos menores a un mes.

En contextos de alta inflaciòn y altas tasas, el efectivo quema en las manos. Así lo saben las empresas que no pueden hacerse del dinero dados los plazos de pago de los cheques y la necesidad de financiarse en el corto plazo con adelantos en cuenta corriente bancarios. ¿Pero qué pasa si una persona o empresa se encuentra con un pago al que hay que mantener en caja durante cierto período de tiempo, por ejemplo 20 días a la espera de pagos de salarios? Lo peor que se puede hacer es dejarlo en efectivo o en una caja de ahorro bancaria, porque cada minuto quieto ese dinero pierde frente a los precios y se pierde los altos rendimientos en pesos del sistema.

Para colocar liquidez que no se va a utilizar de inmediato, la Bolsa de Comercio tiene los instrumentos más seguros, probados y rendidores. Se llaman cauciones bursátiles y equivale a hacer un plazo fijo en la Bolsa, con la gran ventaja de que se puede hacer a distintos plazos según la conveniencia de cada inversor.

El plazo más usado es el más corto, la caución a 7 días. Esto es porque al acortar el tiempo de duración de las colocaciones permite manejar pesos que se van a necesitar para un pago dentro de poco. Pero también hay una conveniencia financiera, porque cuanto más corto es el plazo de la colocación más rápido se cobra el capital. Y, cobrado el capital, la reinversión de capital e intereses cobrados hace que el capital crezca más rápido.

Así, hacer doce plazos fijos a un mes, un año, al 48,91% nominal anual y renovar cada mes tanto capital como intereses implica un rendimiento efectivo anual del orden del 54%. Pero hacer 52 colocaciones a la misma tasa nominal en el mismo período implica un rendimiento del 62,5%.

Las cauciones son préstamos que toman inversores del mercado para cubrir necesidades puntuales de liquidez, y están garantizadas por el Mercado Argentino de Valores. Es decir que, en caso de que el tomador incumpla todo o parte del pago, el MAV paga al prestamista todo su capital más intereses. El mercado no tiene dificultades en hacer esto ya que toma en garantía títulos y acciones del que toma el préstamo por valores mayores al préstamo que adquiere. Así, apenas una liquidación garantiza el pago.

Para hacer una caución bursátil, sólo hace falta tener cuenta en una sociedad de Bolsa, girar el dinero y dar la orden de colocación. Ya sea que se trate de una espera de una semana para hacer un pago, el rendimiento ya alcanza para hacer una diferencia e, incluso, para ganarle a una inflación esperada para este mes que está en 3,5%.