-

El que apostó al dólar, perdió

En lo que va de noviembre el dólar pierde casi 2% dado el atractivo que generan las tasas en pesos. El activo favorito de los ahorristas argentinos se  enfrenta a un verano de precio bajo, más allá de la volatilidad que pueda imprimirle el contexto internacional, dado el endurecimiento de la política monetaria.

El dólar perdió más de 30 centavos en lo que va de noviembre, como resultado del apretón monetario que encabeza el Banco Central y sus dos subas de tasa de política monetaria en el último mes. Mientras la inflación no parece responder a los comandos de la autoridad monetaria, los esfuerzos del Gobierno se concentran en endurecer las condiciones de liquidez y eso garantiza grandes rendimientos en pesos, poco o vuelo para el dólar.

El dólar en las ventanillas de bancos llegó a los $ 17,60 esta semana, después de perder casi 33 centavos a lo largo de noviembre. Tras la victoria electoral oficialista en las legislativas del mes pasado, las coberturas en moneda extranjera de inversores que temían dificultades para que el Gobierno lleve adelante su agenda en caso de un revés en las urnas se esfumaron y los fundamentos volvieron a pesar sobre el valor del dólar.

Con necesidades de financiamiento por cerca de u$s 30.000 millones previstas para 2018, más las emisiones de deuda de empresas y provincias, la oferta de divisas en el mercado cambiario parece estar garantizada y con creces en el corto plazo. Por eso, la tendencia de la divisa ha sido bajista desde entonces.

Si vamos más allá de la tendencia del último mes, mientras tanto, el contexto de dólar barato se ve aún más claro. Más allá de picos y valles en la cotización, a lo largo del año el dólar gana apenas 9%.

Esto compara con una inflación que ronda el 21% acumulado en los 11 meses que van de 2017, es decir, unos 12 puntos porcentuales por debajo de lo que avanzó el nivel general de precios. Guardar dólares no sirvió, ni siquiera, para conservar la capacidad adquisitiva de los ahorros a lo largo de este año.

Es cierto que, por primera vez, el Gobierno dice estar detrás de un mercado libre para el dólar. Esto hace que el precio de la divisa en el mercado local esté lejos de ser garantizado. Por ejemplo, sacudones como el Brexit o la sorpresiva elección de Donald Trump en los Estados Unidos dispara caídas de las monedas de la región y el peso argentino no se queda afuera.