-

El que apostó al dólar perdió

El año que dejamos atrás fue particular desde el punto de vista de las obsesiones tradicionales de los ahorristas argentinos. Después de la salida del default en diciembre de 2015, y de cuatro años de atención permanente a la cotización del dólar, en 2016 la divisa norteamericana no se hizo notar. El dólar minorista subió 20,6% en el año, prácticamente lo mismo que un plazo fijo. Para ganar hubo que ir a Lebac y a acciones.

El refugio favorito de los argentinos en tiempos de crisis, la sagrada moneda norteamericana, tuvo un año para el olvido. Después de saltar 40% en un solo día en diciembre de 2015, en 2016 se movió con pies de plomo, lejos de otras alternativas de inversión. De hecho, el que ahorró en dólares este año sufrió pérdidas en su capacidad de compra en el mercado local, ya que la suba del 20,6% del billete fue prácticamente la mitad del avance de los precios, que rondaron el 40%. Para ganarle a la inflación e, incluso, tener un rendimiento por encima de su nivel, hubo que ir a Letras, acciones y otros papeles del mercado de capitales.

Si uno tiene en cuenta la preocupación que había tras la salida del cepo con apenas u$s 25.000 millones de reservas en el Banco Central y varias historias de corrida cambiaria en las espaldas del país, 2016 puede ser el año en el que el dólar pasó desapercibido en comparación con las expectativas.

Ni siquiera el dólar que se cotiza en el mercado informal obtuvo un movimiento decente. De hecho, fue peor al oficial porque con el desmantelamiento de los controles cambiarios la prima de riesgo que se pagaba por el billete en las cuevas terminó siendo demasiado alta para el nuevo mundo que se formó. El blue ganó apenas 18% en todo el año.

Sin dudas, quien apostó al billete verde el año pasado, hizo una muy mala inversión comparable con dejar los ahorros inmóviles en un plazo fijo del banco, que rindió alrededor del 22% anual.

Para superar la barrera del 40% de inflación que divide a ganadores de perdedores (los ahorros que rindieron menos que eso hoy tienen un poder de compra menor) hubo que recurrir a acciones con su suba de casi el 50% en el año y a Lebac, que llegaron a rendir 35% en dólares este año gracias a las altas tasas de interés propias del camino hacia un régimen de metas de inflación.