-

El riesgo país cae a contramano del mundo

Mientras que las tasas que pagan países como Brasil siguen en alza, los bonos argentinos ven caer las suyas. El riesgo país volvió así a los los 635 puntos a inicios de esta semana, prueba de que los inversores extranjeros están empezando a diferenciar la suerte de la Argentina de la del resto de los mercados emergentes.

Los inversores globales están empezando a separar a la Argentina de su visión más general para los mercados emergentes. Es así que mientras las tasas de los Estados Unidos se mueven al alza y, de la mano de ella, caen los precios de bonos de países de la región, los títulos soberanos argentinos mantienen la racha de alzas. El riesgo país, que mide el sobrecosto que paga la Argentina por su deuda a 10 años, cayó a principios a 635 puntos, cerca de sus mínimos del mes, mientras que el de países similares se movía al alza. Las apuestas por deuda argentina de corto plazo siguen firmes.

En una semana alterada por el feriado local los mercados internacionales no detuvieron su marcha y, en las negociaciones de deuda soberana, volvieron a dar un espaldarazo a los papeles argentinos. La deuda en dólares del Tesoro mostró subas promedio del orden del 1% en días en que papeles similares de Brasil retrocedían ante la incertidumbre que generan las elecciones en el país vecino.

Los todavía incipientes avances en materia de estabilización cambiaria más el respaldo del FMI a los pagos de deuda de corto plazo están detrás de este proceso en el que la deuda argentina recupera parte del castigo que sufrió durante la corrida contra el peso.

Incluso las acciones argentinas que cotizan en Nueva York se separaron esta semana de la tendencia internacional y mostraron subas mientras el resto de las acciones del mundo, por ejemplo las norteamericanas, resbalaban.

Papeles como el Bonar 2019, el Bonar 2020 o el Bonar 2024 mostraron recuperaciones en los últimos días, confirmando que la expectativa de sostenimiento de precios en los plazos más cortos parece ser una de las estrategias más comunes en el mercado y entre las más apropiadas para ahorristas conservadores con apetito por divisas.

Con rendimientos en dólares que rondan el 10% para esas emisiones, los ahorristas tienen una oportunidad de inversión que paga varias veces el rendimiento de un plazo fijo bancario en moneda extranjera con riesgos muy acotados por el corto plazo de las emisiones y el paquete de asistencia del Fondo, que garantiza el repago.