-

Enero jugó a favor de los ahorristas

El saldo del primero mes del año es muy positivo. Todas las bolsas del mundo se movieron al alza en base a la creencia de que las nuevas políticas en los Estados Unidos serán favorables para la actividad al menos en el corto plazo. De esta manera, la Bolsa porteña se sumó a los récords de todo el mundo.

El repaso de lo que fue enero es positivo para los inversores, pero en especial para los que invierten en acciones. Prácticamente todos los índices accionarios del mundo terminaron en números positivos y el Merval porteño no fue la excepción: se ubicó entre los más rendidores del planeta, aún medido en dólares. El futuro, como siempre, es una incógnita pero quienes no estuvieron colocados en acciones este mes lo están lamentando.

El último día de un buen enero para los mercados, especialmente para los de renta variable, terminó a contramano de la tendencia del período con algunas bajas. Pero más allá de algunas jornadas negativas para las principales bolsas mundiales, el balance del mes es positivo para la mayoría de los índices internacionales. Es más, tanto la Bolsa porteña como los tres principales indicadores bursátiles de Wall Street tocaron récords nominales históricos durante el mes que terminó ayer.

Con datos hasta el 30 de enero, el Dow Jones industrial de Wall Street ganaba poco más del 1% en el mes, mientras que el S&P 500 –el más abarcativo de Nueva York- y el Nasdaq tecnológico subían 1,9% y 4,3%, respectivamente. En Europa las subas promediaban 1,4% en dólares, con la excepción de la Bolsa de Milán que arrancó el primer mes del año con números negativos.

Los mercados emergentes latinoamericanos acompañaron la tendencia; el Merval argentino acumuló una suba del 13% en pesos y del 10,7% medido en dólares, mientras que el Ibovespa de la Bolsa de San Pablo sube 11,4% en dólares. Chile, México y Perú también arrancaron en alza.

Para los ahorristas argentinos, el mercado de capitales fue una necesidad. Los plazos fijos en pesos pagaron alrededor del 17% anual y el dólar retrocedió, con lo cual sólo acciones o bonos soberanos garantizaron resultados favorables.

Las perspectivas a futuro, para lo que queda del año, irán muy de la mano de factores políticos. A nivel internacional, hay que ver como los mercados del globo digieren los primeros meses de la presidencia de Donald Trump, mientras que a nivel local, las perspectivas en dirección a las elecciones legislativas de octubre van a pesar mucho sobre los precios de los activos.

En general, el mercado es alcista siempre que las reformas económicas de Mauricio Macri reciban el acompañamiento de las urnas. Sin embargo, procesos ya iniciados como las subas de tarifas mantienen en alza a las empresas energéticas, los datos que parecen confirmar una vuelta al crecimiento de la economía –aunque todavía tenue- también van a jugar a favor del Merval. Por último, a la espera de novedades como la incorporación del mercado argentino entre la lista de los emergentes en lugar de los mercados de frontera podría hacer ingresar demanda por las acciones locales, lo mismo que el flujo de capitales que surgieron del blanqueo que termina en marzo de este año.