-

Estados Unidos acelera subas de tasa

Hoy la Reserva Federal de los Estados Unidos hará, según estima el mercado, su primera suba de tasa del año. Los buenos datos de inflación y empleo en ese país hacen que los analistas esperen un total de 4 subas de tasa este año, una más de lo que hasta hace poco se preveía. La aceleración promete sumar a la volatilidad de este año, en el que es importante adoptar estrategias de inversión diversificadas.

La temida normalización de la política monetaria de los  Estados Unidos está aquí y, sin embargo, no hay síntomas de pánico. Hoy la Reserva Federal tendrá su primera suba de tasa del año, tal como lo prevé el mercado, y dará inicio así a una serie de subas que harán recuperar atractivo a los rendimientos de ese país, con lo que obligarán a los otros mercados a reacomodamientos. Una mayor velocidad en las subas promete agregar dinamismo al mercado local, con lo cual obliga a los ahorristas a diversificar sus inversiones entre bonos, acciones y otros activos para poder obtener rendimientos que no se consigue ni con dólares ni con plazos fijos.

Barclays, JP Morgan, UBS y Goldman Sachs publicaron esta semana informes en los que estiman que tras la decisión de tasas de hoy, la Fed marcará que habrá un total de 4 subas de tasa en 2018, una más de las que calculaba en su última reunión de política monetaria.

El aumento en los rendimientos de los Estados Unidos atrae a los capitales más conservadores, que ante mejores resultados marginales prefieren abandonar activos de riesgo y posicionarse en EE.UU. Pero la gradualidad de las subas promete que ese proceso sea suave, sin grandes sacudones en mercados como el argentino.

La tendencia a un endurecimiento de la política monetaria estadounidense se contrapone a la mejora gradual que experimentan, por ejemplo, los bonos argentinos a medida que se afianza el frente financiero del Tesoro.

Por otro lado, las expectativas ante un posible ascenso del mercado argentino de la categoría de frontera a la de emergente es un elemento que también juega a favor de los ahorristas que apuestan por activos locales.

Por último, las señales negativas por el frente inflacionario prometen un año entero de tasas en pesos todavía altas. Ya sea a través de Lebac o de bonos CER que ajustan por inflación, más allá de los vaivenes las colocaciones en pesos aparecen como muy atractivas para este año.

Desde este punto de vista, un mix correcto entre estas alternativas de inversión parece ser una excelente manera de enfrentar los cambios en los mercados globales para aspirar a rendimientos muy por encima de la inflación, de la suba del dólar y del rendimiento de los plazos fijos.