-

Financiamiento para pymes, más rápido y simple fuera del banco

El financiamiento de capital de trabajo, descuento de cheques y documentos para las empresas pequeñas y medianas necesita de varias fuentes para ser suficiente. Fuera del sector bancario, a tasas levemente mayores, se puede conseguir financiamiento en sólo 48 horas que complemente los magros montos que otorgan los bancos.

A la hora de conseguir financiamiento para capital de trabajo, descuento de cheques o documentos, el empresario pyme se encuentra siempre con los mismos problemas al tratar con un banco: cuando pasan los tres meses que tarda la entidad para aprobar una carpeta ya las necesidades originales de financiamiento debieron ser resueltas de otra forma, y a los pocos meses de activar la línea bancaria el crédito se agota. Por eso, la estrategia ideal es complementar el financiamiento bancario con líneas más ágiles y flexibles que permitan cubrir todas las necesidades de la empresa.

Las líneas de financiamiento bancario son las de tasa más baja del mercado: 17,5% la tasa nominal anual subsidiada de la Línea para Financiamiento Productivo y luego hasta el 28% en las líneas comerciales. Por eso es lógico utilizar cada peso del que se disponga.

Pero en seguida empiezan los problemas. Para cubrir un rojo de caja inmediato es imposible recurrir a un nuevo banco, que puede tener hasta tres meses en sus manos la carpeta de una empresa antes de otorgarla. Además, el monto que autoriza cada banco a las pymes es por lo general pequeño, con lo cual por más que se aproveche cada centavo es común que las empresas tengan que salir a buscar nuevas fuentes de financiamiento. Además, cualquier retraso en el pago de una carga social o un cheque con problemas pueden frenar las líneas bancarias.

Para complementar al financiamiento bancario, empresas financieras integrales ofrecen la posibilidad de descontar cheques, facturas y financiar capital de trabajo en contratos sin contraprestaciones. Se trata de financiamiento a sola firma, tanto en pesos como en dólares.

A diferencia de los bancos, este segmento tiene la posibilidad de acreditar el dinero en sólo 48 horas, una vez que todos los documentos requeridos han sido presentados. La acreditación del crédito es generalmente por vía electrónica y 100% en blanco, por lo que los intereses se pueden descargar del Impuesto a las Ganancias.

Por esta vía se puede obtener financiamiento para empresas a tasas que arrancan en el 35% nominal anual que, al estar afuera del circuito bancario son un extra al tope de endeudamiento que permiten los bancos. Así, promediando tasa de financiamiento bancario con tasa de financiamiento extra bancario, el empresario pyme puede apalancarse a un costo más que competitivo. Incluso, algunas empresas permiten descontar cheques propios, de acuerdo a la calificación de riesgo del cliente en cuestión.