-

¿Hora de apostar por la obra pública y la construcción?

Hay algunas lógicas económicas que a pesar del paso de los Gobiernos no cambian. Y eso es que en los años impares, años de elecciones, el Estado tiende a esforzarse un poco más por hacer que la economía avance. Y si nos guiamos por el antecedente de 2017, el sector de la construcción y la obra pública tienen mucho que ver con ello. Quizás sea un buen momento para apostar a 2019

Entre los estrategas más amantes del riesgo, esto es de poner los ahorros en acciones que tienen el potencial de ganar mucho o de no ganar nada, hay una apuesta interesante de cara a 2019. Dado el antecedente de 2017, donde el Gobierno redobló la marcha en materia de inversión pública para acompañar el humor ciudadano a la par de las elecciones, muchos esperan una estrategia similar para las presidenciales de 2019. Así, poner parte de la cartera de acciones en empresas relacionadas con la construcción y la obra pública parece valer la pena.

Hay un dato más que ayuda a esta estrategia que, ya dijimos, es de riesgo por lo tanto sólo para valientes. Y esto es que en 2018 y ya a fines de 2017 el ritmo de inversión en obra pública y hasta los pagos a proveedores empezaron a moverse más lento. Este año no será tan intensivo en ese sentido, según parece.

Este último elemento ayuda a que las acciones del sector pasen más desapercibidas en la Bolsa, es decir, estén más baratas en comparación con otras más de moda. Así, la oportunidad –de existir- sería más atractiva aún.

Como la construcción suele tener no menos de 6 meses de antelación para ponerse en marcha, las compras de asfalto, cemento y otros insumos se adelantan varios meses, para fines de este año el rally del sector debería estar en marcha. De nuevo, si es que la apuesta es correcta.

Las acciones que los inversores que apuestan por esto están usando son varias, casi ninguna es de las más conocidas.

Holcim Argentina, la ex Juan Minetti, es la empresa es líder en la industria de la construcción por su producción de cemento, hormigón y pétreos. El papel quizás más representativo del sector en la Bolsa porteña. Otro es Siderar, del Grupo Techint, el mayor fabricante de acero del país. También incluyen la acción de Caputo, uno de las principales referentes entre las constructoras nacionales en obra pública y privada. Una muy ligada a la construcción de viviendas,  Domec, provee de cocinas y aparatos de línea blanca al sector.  Dycasa, por su parte, es otra cotizante que se dedica al desarrollo de grandes proyectos y a la explotación de concesiones de servicios y obras (públicas y privadas). Otro papel interesante es el de Ferrum, líder en productos sanitarios. Otra constructora importante que cotiza es Roggio, también asociada al transporte. Entre las nuevas, la recientemente emitida Loma Negra, además, no puede faltar.