-

Inversiones para alta inflación y tasas por el cielo

Afinados los lápices para estimar cómo va a ser la economía para los próximos meses dos elementos saltan a la vista. Número uno, la inflación no va a caer rápido. Número dos, para controlarla quitando dinero de la calle, las tasas si van a subir. Y rapidísimo. Aunque el dólar conserve volatilidad, colocar parte de la cartera en bonos que ajustan por inflación o tasa mayorista parece poco menos que obligatorio.

Con un Banco Central (BCRA) que pretende mantener inalterada la cantidad de dinero que circula en la economía hasta junio del año que viene las expectativas de tasas de interés en pesos para los próximos meses sólo tienen al cielo como techo. Al mismo tiempo, por más que esa política monetaria busque controlar una tasa de inflación fuera de toda previsión ya estamos hablando de precios avanzando al 45% o al 50% interanual al menos hasta el primer trimestre del año próximo. Y el traslado de política monetaria a inflación, si es efectivo, no tarda menos de seis meses para ser percibido. Con lo cual, la parte de la cartera de ahorros en pesos debe tener en cuenta estos factores: bonos CER, que ajustan por inflación, y bonos Badlar, que siguen a la tasa mayorista, no pueden estar fuera del menú a la hora de hablar de moneda local.

Los bonos atados a inflación tienen la capacidad de cubrir a sus tenedores de los vaivenes del nivel general de precios y, dadas las expectativas al alza de inflación, eso puede redundar en variaciones en pesos bastante jugosas. Con tasas por encima del CER -el indicador que sigue a la inflación- todavía altas, los inversores pueden obtener rendimientos reales del orden del 8% anual en pesos. Esto es, un aumento de la capacidad de compra de los ahorros 8% por encima de la inflación. Títulos como el Boncer 2021, Discount en pesos, las dos series de bonos Par en pesos y el Cuasipar son los papeles que mejor captan estas tendencias.

Por otro lado, en un escenario de tasas al alza y encajes bancarios cada vez más altos, el BCRA está forzando la máquina para lograr que las tasas del sistema lleguen lo más alto posible y así reducir la cantidad de pesos en circulación. Dos bonos soberanos que ajustan por la tasa Badlar de plazos fijos de más de $ 1 millón se vuelven interesantes en ese contexto. El Consolidación 2022 y el Bocan 2022, este último más líquido, son las alternativas de elección en este sentido.