-

Invertir mirando las elecciones en EEUU

Las Bolsas globales en general y de los países emergentes latinoamericanos en particular siguen de cerca lo que pasa con las elecciones en los Estados Unidos. La posibilidad de un triunfo de Donald Trump, por difícil que sea de predecir como seria su presidencia, tiene efectos bajistas para los mercados sudamericanos. Así, cuando las encuestas benefician a su rival los precios de acciones y bonos tienen margen para subir.

La recta final hacia las elecciones presidenciales en los Estados Unidos no es ajena a la suerte de los ahorristas e inversores argentinos. La incertidumbre que agrega la participación de Donald Trump, un outsider del sistema político norteamericano con discurso anti mercado y nacionalista, genera reacciones adversas de las bolsas y monedas de países latinoamericanos. El mercado de México, país que es blanco de las críticas del controvertido candidato, es el que más siente en sus números la marcha de la campaña electoral. Pero el resto de los mercados de la región también tienen su futuro inmediato muy conectado con la suerte del empresario devenido en político.

La relación entre la región y los Estados Unidos siempre es determinante para el clima de negocios local y, tras el cambio político en la Argentina, ese factor mejoro ostensiblemente. Mejor relación internacional supone más capitales del mundo interesados en poner fichas en acciones y bonos argentinos, más liquidez en el mercado local y más posibilidades de mejoras en los precios.

La irrupción de un candidato que aboga por un aislacionismo de los Estados Unidos justo cuando la Argentina empieza a reconstruir sus lazos es un factor de incertidumbre que, como siempre en los mercados bursátiles, es leído como riesgo por los inversores y traducido en bajas para los precios. No hay una elección ideológica, el mercado no vota por preferencias, sino de previsibilidad. En caso de una victoria de Hillary Clinton la expectativa es la de una continuidad del statu quo, mientras que si el que gana es Trump el futuro es incierto.

El peso mexicano y el índice IPC de ese país muestran esto de forma directa, por la estrecha relación y la cercanía geográfica con el gigante norteamericano. Pero al sur de México los inversores también están atentos a lo que pasara en noviembre cuando los estadounidenses vayan a las urnas.

Así, la mejoría de Clinton en las encuestas tras dos debates presidenciales es auspiciosa para las bolsas y bonos de países como la Argentina, que ayer también reaccionaron con alzas ante las expectativas de que finalmente Trump se quede en el camino.