-

La Argentina se financia cada vez más barato

El Gobierno abrió el año con una colocación de deuda por 9.000 millones de dólares a 5, 10 y 15 años a las tasas más bajas de su historia. El buen momento para invertir en bonos soberanos en dólares continúa

El inicio del año tuvo como novedad una rápida salida al mercado del Gobierno en la que consiguió 9.000 millones de dólares, cerca de dos tercios de sus necesidades de financiamiento en el exterior en una sola movida. La maniobra buscó aprovechar el buen momento de la deuda soberana emergente en general y de la Argentina en particular. El hecho de haber conseguido pagar las tasas más bajas de la historia del país confirma que la historia de regreso a los mercados sigue conformando el paladar de los inversores extranjeros y da un nuevo espaldarazo a la estrategia de inversión en bonos locales en dólares de mediano y largo plazo.

La primera colocación de deuda soberana de la República Argentina que tuvo lugar la semana pasada fue un primer paso con el pie derecho para la estrategia de financiamiento del país. El ministerio de Finanzas que dirige Luis Caputo tomó deuda a 5, 10 y 30 años por un total de 9.000 millones de dólares a tasas de entre 4,625 y 6,875%, logrando así reducir los niveles de tasas obtenidos en el pasado.

La colocación fue una muestra de que el spread que paga la Argentina por sobre las tasas de países similares de la región y el mundo continúa achicándose, el núcleo mismo de la apuesta de ahorristas e inversores por una reducción de rendimientos que se traduce en subas continuas para los precios de los bonos.

El hecho de que se trate de las tasas más bajas que alguna vez se pagaron por emisiones soberanas ayuda a empujar hacia abajo los rendimientos del resto de los papeles locales.

Con casi dos tercios de las necesidades de financiamiento planificadas para 2018 ya conseguidos (el programa financiero está fijado en 30.000 millones de dólares, pero la intención es colocar sólo la mitad de ese monto en el exterior, el resto en el mercado local) además se refuerza la visión de que la gobernabilidad está garantizada, al menos desde el lado financiero. Esto permite una continuidad del proceso de reducción de los rendimientos de los bonos argentinos que se inició a mediados de 2015 y que llevó a la tasa de las emisiones soberanas de cerca del 10% a su nivel actual.

La inversión en bonos de mediano a largo plazo, como los Discount y Par es una buena estrategia para apostar por una continuidad de la mejora de las condiciones financieras del país al menos hasta 2019. La compra de estos papeles, con reinversión en los mismos de cada pago de vencimientos, ofrece rendimientos que rozan el 7% anual en dólares.

Para apuestas más conservadoras, con menores retornos esperados pero mayor seguridad respecto de los resultados, se puede optar por papeles como el Bonar 20 o el Bonar 24, que pagan cerca del 4% anual.