-

La Bolsa le volvió a ganar a todos en mayo

Quizás los titulares respecto de la suba del dólar puedan haber atraído la atención de los inversores, también la novedad de que por un mes la bicicleta financiera no funcionó, pero nada de eso le hace efecto a la Bolsa. El Merval ganó más en mayo que el dólar, que el plazo fijo y que la Lebac. Otra vez. Y acumula un avance del 32% en lo que va del año.

A días de que el mercado argentino pueda ser recategorizado como mercado emergente después de 8 años, la Bolsa de Buenos Aires continúa siendo imbatible. El índice Merval que agrupa a las acciones más operadas del mercado avanzó 6,3% el mes pasado a pesar del golpe que le pegó la crisis política brasileña. El mercado porteño vuelve así a liderar a los mercados globales como el que más avanza al año.

En su camino a la categoría de mercado emergente no hay quien pare a las acciones porteñas. En mayo el Grupo Concesionario del Oeste se destacó por su avance del 28% en el período, seguido de atrás por Transportadora Gas del Norte que ganó el 20% como el Grupo Telecom.

Los rendimientos superaron con creces a los que pueden ofrecer las inversiones tradicionales. Con toda la volatilidad que sufrió el dólar en mayo, el avance global punta a punta de la divisa en el mes fue de apenas 4,18%, un rendimiento interesante para una inversión, pero muy opacada frente al 6,3% que ganó el índice líder de la Bolsa.

Otras inversiones tradicionales, como el plazo fijo o la Lebac, se quedaron muy atrás de las acciones en el mes que pasó. El depósito bancario a 30 días pagó el mes pasado 1,5%, mientras que la letra Lebac mantuvo su rendimiento mensual de algo menos del 2%.

En lo que va del año el Merval rinde 32%, contra un resultado acumulado del 7,72% del plazo fijo bancario.

Las perspectivas de la Bolsa, mientras tanto, siguen siendo alcistas al menos hasta el 20 de junio, cuando se espera que se conozca la decisión de MSCI respecto a la recategorización de la Argentina. El ingreso del mercado local al índice de mercados emergentes promete generar flujos de inversiones a activos argentinos que cotizan en el país y en Nueva York, con lo cual las expectativas de suba se mantienen intactas. En caso de confirmarse, mientras tanto, el mercado va a necesitar nuevas excusas para anotar nuevas subas.