-

La Bolsa porteña sube en pesos pero gana en dólares

La calma cambiaria de inicio de año genera un fenómeno muy satisfactorio para los ahorristas argentinos, acostumbrados a medir sus resultados en moneda extranjera. Con el dólar prácticamente quieto, el sólido repunte del índice S&P Merval supone una clara ganancia en moneda dura para inversores.

El comienzo del año muestra mejoras en todos los indicadores financieros argentinos, y eso es una gran noticia para los ahorristas argentinos que invierten en el mercado de capitales. Pero entre los movimientos, en general positivo, que exhiben los activos argentinos se destacan las acciones que forman parte del recientemente renombrado índice S&P Merval. Con un avance de casi el 17% y un movimiento cercano a cero del dólar en lo poco que va del año, cada punto que gana el indicador es una ganancia en dólares para quienes invierten en él.

Para encontrar los fundamentos de la escalada de los precios de las acciones argentinas hay que mirar tanto factores externos como internos, aunque principalmente a los primeros.

El contexto internacional para mercados emergentes como el argentino ha venido mejorando en lo poco que va de 2019 con datos como, por ejemplo, todo tipo de señales por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos respecto a que el ritmo acelerado de suba de tasas que vivimos en los dos años previos como mínimo desacelerará en forma significativa.

Con esa aspiradora de capitales apagada los fondos de inversores de todo el mundo ahora están más dispuestos a destinarse a mercados emergentes, lo que se comprueba por los flujos de inversiones en las últimas semanas.

Además, los primeros días de Jair Bolsonaro en Brasil muestran reformas del gusto de los mercados que hacen que el mercado de acciones de ese país arrastre a los de sus países vecinos, mucho más pequeños.

Con avances que rozan el 25% acumulado en el año, como es el caso de Transener que ya aumentó un cuarto de su cotización de fin de año, y ningún retroceso, el panel líder de la Bolsa porteña sólo trae ganancias a los inversores en lo poco que va de 2019, después de retrocesos importantes el año previo.