-

La Bolsa porteña ya recupera 6% desde su piso

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires aguantó poco en dirección descendente. Como señalábamos la semana pasada, muchos vieron las bajas como oportunidades de compra. Los precios todavía están 3% por debajo de máximos, con lo cual todavía son atractivos para quienes tienen una visión alcista.

El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires terminó la semana pasada en alza, con una recuperación de casi 6 puntos porcentuales desde su mínimo. Las abruptas caídas de las semanas previas todavía no se revierten del todo, pero las fuertes compras tras la baja de precios de distintas acciones muestran que todavía hay muchos inversores con expectativas alcistas para la bolsa local. Así, las caídas no tienen mucha recorrida.

En lo que va del año, las acciones más operadas del mercado local acumulan un avance del 60,4%, mientras que en 12 meses la ganancia es del 65%. Esto compara con un 9,37% de ganancia del dólar en lo que va del año y una variación anual de la divisa estadounidense del 12,75%.

El rendimiento del mercado de acciones local está en otra escala respecto de las inversiones tradicionales de los argentinos, en especial en tiempos de atraso cambiario como el que transitamos.

La caída de la Bolsa de las últimas semanas puede haber terminado o no. Eso lo sabremos recién con el paso del tiempo.

En principio, sabemos que las subas de tasa por parte del Banco Central fueron la señal de largada para muchos inversores que ganaron mucho a lo largo del año con acciones y que dijeron suficiente: mejor asegurarse lo ganado y hacer tasa en pesos en lo que queda del año. Nuevos motivos pueden sumarse para una nueva baja, en especial cuando los precios de las acciones ganaron mucho en los últimos dos años.

Pero lo que queda claro es que la perspectiva para el mercado local es alcista en plazos medianos y largos. La expectativa de un crecimiento cercano al 3% tanto para este año como para el próximo, apuestas fuertes por acciones bancarias, recuperación importante de los ingresos de empresas con tarifas reguladas y la posibilidad de un regreso de la Argentina a la categoría de mercado emergente todavía cuentan una historia positiva.

En ese contexto, para los inversores las bajas en el precio de las acciones deberían ser leídas más como una oportunidad de compra que como un problema.